Convulsión y canibalismo sonoro; resiente la robusta psicodelia stoner del EP debut de Jet Nebula

El quinteto de la Ciudad de México presenta en cinco temas una sinapsis furiosa provocada por guitarras incesantes y ambientes espaciales en frenesí

Lo de Jet Nebula es desquiciante, es un arma sonora que provoca tantas epilepsias auditivas como luces estroboscópicas deambulan en lugares alucinantes… lo de Jet Nebula está hecho con un corazón que no cesa, que es insaciable, que es caníbal. La música de Jet Nebula es canibalismo y distorsión en medio de una invencible tormenta de guitarras saturadas en distorsionada emergencia; es teclados y guiños electrónicos que provienen de los ochentas y de una ola de rock espacial de otras eras; es una construcción de poderosas y psicodélicas vigas con aleaciones de shoegaze progresivo… es canibalismo porque cada uno de los sonidos fraguados en su EP debut no tiene piedad en devorar la siguiente escala. Es canibalismo sonoro porque al escuchar este homónimo material de la banda, tu cerebro ha sido engullido por el quinteto capitalino.

Con media hora de duración y los parlantes a altos decibeles, la agrupación de la Ciudad de México ha desenvainado el gran potencial que posee en tan solo cinco temas: nacidos a través de iniciales fiestas y jammeos sin pretensiones, un accidente casi mortal les abriría una visión casi casi universal: el verdadero significado de la vida, mismo que se descifra entre un vortex deslumbrante y refulgente, lleno de turbulentos episodios de rock galáctico, y la incertidumbre de un estado lisérgico y sin rumbo fijo… eso, es el imponente viaje musical de Jet Nebula.

La elevación inicia con un “Intro” que si bien suena tradicional y apegado a los cánones de la psicodelia, se robustece gradualmente entre detalles de órgano y riffs más jugosos que terminan por encenderse en “Tentáculos“, una de las piezas más frenéticas de la banda, misma que se acerca al grunge y al stoner con guitarras que parecen inagotables en formas, colores y tiempos, un viaje ida y vuelta a las neuronas más recónditas del cerebro; la nave desciende en “Tritón“, una balada de sintetizadores que aflojan y estiran mientras una base de sólidos rasgueos preparan la plataforma de subida hacia “Stoner Dembow“, un macizo golpe de casi diez minutos que se refuerza con cada guitarrazo, solos y galopes percusivos que se amalgaman con acompañamientos electrónicos leves y de caída libre; el viaje termina con “Kevin“, un deslavado de colores, ruletas y actos circenses que se distorsionan y pierden paulatinamente su nitidez hasta la explosiva y enajenada sustancia que los ha formado.

El nuevo EP de los oriundos de la CDMX es una sinapsis furiosa de música psicodelica y efectos stoner que revientan el alma; escucha el homónimo material de Jet Nebula a continuación:

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *