Stupid Decisions: “Quise demostrarme que podía hacer algo con mi vida y se me ocurrió hacer un sello”

Jugar a la independencia en el terreno musical en un país como México es andar por terregosos caminos, y esto, a la par, se vuelve una labor de resistencia en el que pocos se atreven a andar sin el salvador cobijo de patrocinios o deals engañosos. Pero en un panorama así, aún es posible encontrar a personajes como José González: mente, manos y rostro detrás de Stupid Decisions, sello capitalino que, surgido desde una habitación y en medio de una racha de insomnio, ha lanzado poco más de 150 materiales con bandas emergentes nacionales y latinoaméricanas.

La labor de José consiste en voltear los ojos a lo más profundo del underground con el internet y Bandcamp como herramientas de diggin, y dar voz a bandas emergentes a través del sello, el cual ha diversificado las actividades, llevándolo a organizar diferentes tours por la república y a hacer el management de distintos proyectos.

Así, con una labor constante y una curaduría que apuesta por el shoegaze y el pop -pero que no cierra las puertas a géneros como el rap y la electrónica- platicamos con José sobre Stupid Decisions, las casualidades que lo han mantenido cercano a la música y su papel como vocero de los nuevos sonidos de la música independiente.

Foto: Isa Camarillo

Actualmente estás metido 24/7 con la música entre subiendo bandas nuevas, grabándoles cassettes, organizando eventos… ¿Cómo te involucraste en este mundo?

Llegué a esto por accidente, tenía pedos para dormir hace como dos años -todavía los tengo-, pero en ese entonces pasaba hasta tres días sin dormir y en una de esas rachas quise demostrarme que podía hacer algo con mi vida y se me ocurrió hacer un sello.  La mayoría de la adolescencia y hasta la fecha, me la pasaba escuchando música… a veces no salía con mis amigos por estar escuchando música y descubriendo nuevas cosas, entonces quise aprovechar y llevar eso más allá.

Un 16 de noviembre se creó el Bandcamp, pero oficialmente el primer lanzamiento salió el 1 de enero de 2017, fue de 幽霊 que es de un amigo llamado Omar Alejandro, es un productor mexicano que debe tener como 40 alias de todo lo que ha hecho en música. El proyecto era techno y era un sencillo dividido en dos partes. De ahí debe haber unos 150 lanzamientos digitales. 

Entre los lanzamientos del sello se nota el gusto por el lo-fi y los sonidos más etéreos, pero de repente hay cosas que rompen con eso, musicalmente ¿cuál es la línea que siguen?

Creo que el sello es un reflejo de mis gustos personales porque escucho de todo, antes era bien metalero feo pero crecí con el indie mexa… creo que mucho tiene que ver con encontrar un equilibrio entre lo que me gusta, que esté dentro de mis géneros y claro, que le guste a la gente. Alguna vez hice un compilado de screamo por puro gusto mío y a la gente no le gustó (risas). Si tuviera que atarme a géneros, diría que va por el pop y el shoegaze, aunque he sacado trap y que incluye beats de reggaeton, electrónica… ahorita estoy trabajando con María y José que hacen ruidoson (tribal), ha salido punk, hardcore, etc. Este año viene más variado y estoy tratando de sacar varios lanzamientos del mismo género para que la gente se vaya familiarizando. 

Foto: Isa Camarillo

Una de las curiosidades de Stupid Decisions es que trabajan mucha música extranjera, siempre de bandas nuevas o que difícilmente llegarían a nuestros oídos por sí mismas, ¿cómo llegas a encontrar bandas del más profundo under en países como Argentina o Chile?

Gracias a Internet. Cuando empecé a usar Bandcamp no sabía cómo funcionaba, buscaba la música por tag y no aparecía nada. En algún momento le agarré la onda, iba checando y muchas veces no me animaba a escribirle a esas bandas, porque si bien no eran proyectos tan grandes, ya tenían cierto recorrido. De a poco empecé a perder ese miedo, empecé a enviar mensajes y muchos comenzaron a interesarse. 

Casi todo el apoyo ha llegado de afuera, la mercancía que más se vende es la que no se queda aquí; he mandado cosas a Japón, a Bélgica, a Inglaterra. Las colaboraciones también han ayudado muchísimo, he mandado mercancía a Chile con Gemelo Parásito, que es un sello de lo-fi y ruidos raros, allá me conocen más gracias a ellos. Ahora mismo estoy trabajando con varias bandas de allá: Perro Gato, Niño Anemia, La Muerte de un Perrito. Todo eso ayuda a que la gente te vaya ubicando, igual en Costa Rica gracias a  Dylon Thomas, Todo Nuestro Mundo… ellos nos ubican, nos invitan a ir y más bandas de allá quieren trabajar con nosotros. Creo que la fórmula está en relacionarse y seguir rascando en internet.

Muchas bandas de Sudamérica ven a México como una plataforma importante, ¿qué te cuentan las bandas de allá sobre los resultados de compartir su música en tierras mexas?

Agradecen mucho, una vez la mamá de uno de los integrantes de La Gran Tortuga, de Argentina, escribió para agradecer por compartir la música de su hijo y fue una sorpresa ver que hasta la mamá estaba, de algún modo, moviendo la música de su hijo. A muchas bandas les interesa que haya público acá, algunos planean venir… como son proyectos nuevos, agradecen mucho por fijarse en su música. 

Hace poco nos pasó con Suerte Campeón, de Perú, que mucha gente acá nos dijo que por nosotros los conocieron y ya hay planes de que vengan a México próximamente. Yo les agradezco a ellos por aportar y ellos a mí por echarles la mano, al final es eso, generar un vínculo entre proyectos y sello.

Hace poco conté el número de lanzamientos y tomando en cuenta los que aún no salen -pero van a salir-, son 70 extranjeros y 36 mexicanos. Es curioso que sean más extranjeros, pero es que quienes más apoyo brindan al sello es gente de afuera y no tanto de acá. Vengo de un momento en la escena en que había una vibra rara, la gente habla muy mal de otros proyectos y no me interesa mucho estar ahí.

Además de distribuir la música digitalmente a través de Bandcamp, lo haces a través de ediciones limitadas en cassette, ¿Por qué elegir ese formato y qué implica actualmente maquilarlo?

Al principio sólo pensaba distribuirlo digitalmente, pero la gente pedía material físico. La primera tocada fue un 10 de junio, a raíz de un compilado; Casino Yonky y Dinosaurios Surf Club me dieron la idea de sacar cassettes y se ofrecieron a echarme la mano, grabamos unos casetes super sencillos que lo único trabajado era la portada, literamentel eran casetes que me había encontrado y sobre los que grabamos. Al principio grababa copia por copia desde mi cuarto y con el tiempo fui editando, metiéndole stickers. etc. Hoy los maquilo ya con mejor calidad, en esa parte me ayuda Alex Nava de Amigos Récords y todo el arte corre a cargo de Stupid Decisions.

¿De cuántas bandas has movido música hasta ahorita y cuáles son los parámetros para decidir lanzarlo físico o bien dejarlo en digital?

Hace poco conté el número de lanzamientos y tomando en cuenta los que aún no salen -pero van a salir-, son 70 extranjeros y 36 mexicanos. Es curioso que sean más extranjeros, pero es que quienes más apoyo brindan al sello es gente de afuera y no tanto de acá. Vengo de un momento en la escena en que había una vibra rara, la gente habla muy mal de otros proyectos y no me interesa mucho estar ahí.

Para lanzar el material en físico debe cumplir ciertos parámetros, la mayoría de las bandas con las que trabajo aún son under y cuando la música aún no se encuentra lo suficientemente elaborada nos limitamos a distribuirla digitalmente; cuando mejora la parte de la producción y grabación, se lanza en cassette, aunque siempre se trata de ofrecer las dos cosas.

Para hacer los cassettes yo me dirijo a las bandas, se les ofrece sacar su material en físico y enviarlo, son formatos limitados de los que se manda la mitad y me quedo la mitad para distribuirlo en México. La gente valora mucho el formato limitado, si sacas 100 copias, suelen quedarse todas, por eso casi siempre lanzamos tirajes de hasta 30 copias que muchas veces se terminan en las preventas o en los shows.

Foto: Isa Camarillo

Tenía pedos para dormir hace como dos años -todavía los tengo-, pero en ese entonces pasaba hasta tres días sin dormir y en una de esas rachas quise demostrarme que podía hacer algo con mi vida y se me ocurrió hacer un sello.

¿En qué momento pasaste de gestionar un sello digital a hacer todo lo que hoy es Stupid Decisions, que incluye organizar shows y convertirte en manager de distintos proyectos?

Nunca pensé hacer eventos, irme de tour o hacer cassettes. Hacer shows nació porque escuchaba a las bandas de Bandcamp y me parecía que estaría bien chido verlas tocar en vivo y que otras personas las vieran también. 

El primer tour que hice fue de 12 fechas y la mitad fue buscar quién nos pudiera echar la mano y el resto las organicé yo. De ese total de fechas, en cuatro nos dieron viáticos y en ocho pusimos de nuestro dinero. Esa vez terminé endeudado, incluso el dueño de un bar de Pachuca nos robó unos atriles… pasaron cosas raras pero era un tour de promoción. Para la segunda vez que fuimos ya nos topaban y pedimos el pago de viáticos y un lugar donde dormir. Para la tercera ya nos pagaban hasta comidas… el chiste es poner el menos dinero de nuestra bolsa. 

También fuimos a Durango e hicimos cooperacha para llegar, al organizador le daba miedo que no llegáramos y nos robáramos su dinero y nos dijo que nos lo daba hasta que llegáramos allá. Lo hicimos y se hizo la fecha. Nosotros nos adaptamos pero también pedimos que los organizadores cumplan con ciertas cosas, tampoco se trata ya de lanzarnos al aventón.

Organizar shows no es cualquier cosa, supongo que es aún más difícil como único integrante del sello, ¿qué implica organizar esos eventos dentro y fuera de la Ciudad de México bajo estas condiciones?

Si bien soy la única persona del sello y me toca ser el que da la cara, en los tours me echan la mano Spray Canela, mi amigo Marco, Manuel que es nuestro fotógrafo y B 301, y a veces con cosas de dinero… ellos son la otra parte del sello, una parte importantísima porque es muy difícil que una sola persona pueda correr con todos los gastos. 

Ha sido también labor de buscar quién nos eche la mano, porque sí es difícil como foráneo buscar un lugar en otro estado y enfrentarte a que no tienes un público allá, entonces es mejor buscar a alguien que ya esté haciendo cosas para que los mueva y lleve gente. Se trata mucho de hacer amistades, ayudarnos unos con otros.

Nunca pensé hacer eventos, irme de tour o hacer cassettes. Hacer shows nació porque escuchaba a las bandas de Bandcamp y me parecía que estaría bien chido verlas tocar en vivo y que otras personas las vieran también.

 

Foto: Isa Camarillo

¿Qué planes hay para extender esos tours y llevarlos hasta Sudamérica?

Con lo de este año son cuatro tours en el interior y creo que no hay mucho sentido en seguir toureando aquí y menos si no es seguro, tomando en cuenta también los niveles de delincuencia en el interior del país. El próximo año planeamos salir del país, todo comenzó con un post en Facebook, me dieron un contacto con el que me comuniqué, empezamos a hablar de fechas y hay algo que se llama Ibermúsicas, que son apoyos económicos del Fondo de Cultura de la Región Iberoamericana y pagan los traslados mientras no excedan los 10 mil dólares. Con eso puedes ir a Costa Rica y de ahí que te paguen los vuelos para ir a Chile y el regreso a México. Planeamos hacer eso y si no funciona, seguiremos ahorrando. 

Cuéntanos sobre tu papel como manager, actualmente estás trabajando con Lazos Peligrosos y Valgur 

Así como lo del sello fue espontáneo, el resto de los roles que llevo también lo son. Lo de manager surgió con una banda llamada Fragmentos, a quienes les edité unos discos, les gustó la forma de trabajar y me pidieron que les ayudara a sacar unas fechas, el primer tour también fue con ellos… después tuvieron problemas entre ellos, ya no fueron al tour y como al mes se deshizo la banda. Después de ellos trabajé con Somewhere, Spray Canela y ahorita con Valgur y Lazos Peligrosos. Ahora mismo funciona que ellos hacen el acercamiento y yo cierro las fechas o bien consigo fechas afuera, mi papel es conseguir las facilidades para poder acercarnos… si sale dinero, está chido y si no, pues también, el chiste es no poner dinero nosotros.

Foto: Isa Camarillo

Hace unas semanas lanzaste “Vacío Temporal”, sencillo del que será el primer Ep de Destello Floral, el proyecto musical que llevas junto a Iván de Somewhere y Miguel López de B 301…

Sí, sobre la banda no hay mucho que decir todavía. Muchos me preguntan por qué no la saco en el sello, pero no va a ser así, sería como hacer trampa, además me da pena hacerlo y prefiero buscar apoyo de otros sellos. 

Creo que no puedo decir que esperen mucho porque le estamos dedicando un esfuerzo medio del que podríamos dedicarle realmente, porque yo no sé tocar la guitarra, sé muy poco, y nomás llegó con Iván, le doy algunas ideas y las desarrollamos entre los dos… digo que es un esfuerzo medio porque yo no meto tanto las manos porque no sé hacerlo, además sólo nos vemos los fines de semana un día, y si hay tiempo, los dos. Esperen algo chido, pero no tanto (risas).