Hojas Secas: desde el cielo de la ciudad cuadrada, hasta redefinir el indie argentino

Una entrevista a alta cercanía con una de las joyas del sello LAPTRA; desde la conformación social de su música hasta su naturaleza creativa.

Diez canciones que se grabaron entre finales del 2018 y principios del 2019 conforman Zodiaco y Política, el último trabajo de Hojas Secas, una de las bandas con más fuerza, sentimiento y frescura del sello LAPTRA. Con tres discos previos [Ya no importaba qué dirán en el barrio (2009), Bailaló (2011) y Vuelvo de Madrugada (2015)] Lucas Jaubet (voz), Luciano Canevaro (guitarra), Lautaro Pugliese (batería), Santiago Fernández (guitarra) y Franco Jaubet (bajo), van en busca de dar el salto desde la ciudad cuadrada a América Latina.

Por Santiago Nogueira

Conversé con Franco. Me confesó el entusiasmo de toda la banda por presentar el disco en la mayor cantidad de lugares posibles, no solo de Argentina, si no por toda América Latina y España: “Estamos con proyectos y perspectivas. Pero por ahora son más que nada las ganas de que eso pueda concretarse en algún momento”.

¿Por qué se llaman como se llaman? “Lucas soñó que caían hojas secas desde el cielo. Abría la ventana de su departamento en el piso nueve de un edificio en La Plata y caían desde arriba hojas secas. Y como al principio la banda no tenía nombre…”.

En mi caso particular, un poco que la banda también me cayó del cielo. Una mañana desayunaba en un local de comida no tan rápida, hacía tiempo para entrar a mi trabajo. Mi estado de ánimo no era el mejor; antes de salir rumbo a mi destino, me llegó un mensaje de mi novia. Era un enlace al video de una canción.

La historia de Hojas Secas arranca allá por 2002. Fueron Lucas y Lucho los que empezaron a gestar la banda con compañeros de la facultad de Bellas Artes. Al principio el proyecto quedó ahí en el tiempo, después se reactivó por 2008 – 2009 y se constituyó más la banda como está actualmente conformada. Ahí van saliendo las primeras canciones de nuestro disco ‘Ya no importaba qué dirán en el Barrio’. Los que somos básicamente la formación que somos ahora, nos conocimos en una misma esquina, en un mismo edificio en el que vivíamos todos. Éramos como vecinos y se fue armando ahí…”.

El enlace que me pasó mi novia era a una canción de una banda entonces desconocida para mí: Bestia Bebé. Me puse los auriculares y escuché. Fue increíble; Escuchar por primera vez una canción que sabes que te va a gustar para siempre es una de las experiencias más alucinantes y reconfortantes que te puede pasar. ¿Qué canción? “Lo quiero mucho a ese muchacho”.

LAPTRA es un refugio y una trinchera. Vemos que otras bandas del sello lo hacen, apuestan a su música, a su arte, a lo que aman profundamente y eso nos hace sentir seguros. Es un sello que está por fuera de lo corporativo y mercantil, apuesta a poder sostener bandas con proyectos artísticos propios.

Según su carta de presentación en Bandcamp, Hojas Secas raspa la monotonía del universo, regalan melodías cantadas con el corazón sobre el ritmo machacante y feliz que recorre todo bajo los tubos de luz de neón. Humo, rock and roll y toda una invasión de sensaciones nuevas y buenas. Y no exageran, todo eso y más, es cierto.

Pero el enlace al video de la canción venía con un bonus track empírico. Mi novia me avisó que el siguiente fin de semana daban un recital en vivo. Perfecto. Tenía una cita con mi chica e iba a escuchar esa melodía increíble en vivo. La noche que llegamos al recital, el lugar estaba repleto, era el viejo Club Cultural Matienzo. Además del recital, había otras actividades en curso; ella y yo fuimos directo al salón donde estaba montado el escenario para el show de Bestia Bebé.  Ahí mismo nos enteramos de que antes tocaba otra banda, también pertenecía a la galaxia LAPTRA, pero jamás la habíamos oído nombrar. “¿No la conocen?”, nos dijeron una pareja con la que nos pusimos a charlar -ella era argentina y él italiano. “Es nuestra banda favorita de LAPTRA”. Nos costaba creer eso. “¿Más que Él Mató?”. Perdón, pero fuimos escépticos.

¿Qué referencias dar respecto a la música de Hojas Secas? “La pregunta por las influencias siempre nos complica. Es la formación básica del rock la que nos marca a la hora de pensar canciones, estructuras, melodías y sonidos. Desde los Stones, Ramones, Guided by Voices…es como una ensalada de esos géneros. Lo que en esencia no es más que rock and roll. Respetamos a nuestras bandas amigas cercanas: Él Mató a un Policía Motorizado, Bestia Bebé…son amigos nuestros y obvio que su trabajo influye en lo que hacemos. Esto nos lleva irremediablemente a preguntarles respecto al sello autogestionado, LAPTRA, una experiencia cultural forjada en tiempos post crisis y estallido social de diciembre de 2001 en Argentina: LAPTRA es un refugio y una trinchera. Vemos que otras bandas del sello lo hacen, apuestan a su música, a su arte, a lo que aman profundamente y eso nos hace sentir seguros. Es un sello que está por fuera de lo corporativo y mercantil, apuesta a poder sostener bandas con proyectos artísticos propios”, dice Franco.

La música es social, no se pueden separar. En nosotros influyen mucho las calles y la ciudad como ordenadores de nuestras vidas, nuestro tiempo. Allí acontecen nuestras emociones, la vida cotidiana y cómo nos relacionamos con ellas.

Esa noche debieron tocar temas de Ya no importabay Bailaló. No nos sabíamos ninguna letra, no podíamos cantar. Pero a veces no es necesario saberte el guión para ser parte de la escena. Nos sentimos, de inmediato, como parte de esa horda hermosa de agitadores seriales de cabellos y de los invasores de escenario para forzar un dúo con el cantante de la banda. Fue un amor a primera vista.

Cuando una banda no vive exclusivamente de la música se hace evidente en su arte. Franco cuenta que para ellos “la música es social, no se pueden separar. En nosotros influyen mucho las calles y la ciudad como ordenadores de nuestras vidas, nuestro tiempo. Allí acontecen nuestras emociones, la vida cotidiana y cómo nos relacionamos con ellas. Lo social es un deber en construcción, no es estático. Y la música se expide en esas luces, leyendo los cambios sociales. Con sus formas musicales también dice cosas sobre los cambios en el tiempo”. Acerca del proceso creativo, debo decir que la respuesta de Franco me sorprendió. Pensé que se trataban de historias redactadas como tales, sin embargo, son más cadáveres exquisitos: “Siempre que hacemos letras salen de alguna frase que nos genera algún sentido. Después se va armando. No tratamos de contar una historia. Sí hay muchas frases juntas que van generando un montón de sentido a las letras, no creo que nuestras letras hablen sobre un solo tema específico. Nos gusta jugar con las frases, con las rimas, con algunas palabras que a veces se contraponen a otras y juntas generan algún sentido nuevo. Está bueno divertirnos con eso.

Hojas Secas // Zodiaco y Político // LAPTRA 2019

El chico italiano y su novia argentina tenían razón: Hojas Secas fue una revelación del sonido. Hoy en día, aún con las evoluciones y transformaciones lógicas del tiempo, su música y puesta en escena mantienen una identidad propia en la escena indie argentina. Ojalá algún día puedan escucharlos en vivo. Nunca estarán tan cerca de experimentar entropía y libertad.

******

A Franco le gustaría regresar a México, pero ya no como turista. “El mejor recuerdo que tengo de CDMX, más allá de lo gigante y bella que es la ciudad, es la gente. Me pareció muy agradable, muy amable, muy conversadora en la calle, en los camiones. Me acuerdo de que cada vez que me subía te ponías a charlar, te contaban cosas de sus vidas. Si llegamos a ir a México, trataríamos de tocar todas las canciones que tenemos. Haríamos listas variadas. Pero yo creo que les podría gustar nuestro último disco. También nuestros clásicos, Convidé, Estoy en casa solo o Nos pasa lo mismo.