Del atropello a la colisión; escucha el llameante disco debut de B301 y despedaza tu alma

Estrenamos en exclusiva el disco homónimo debut del trío de Naucalpan, B301. Una horda de saturaciones y guitarras desmedidas son parte de un material de casi 40 minutos de duración.

Por Samuel Nava | Fotos: Uziel Palomino

Como una poderosa colisión de influencias encontradas y que dibujan melancólicos y furiosos paisajes construidos a base de noise, shoegaze y hasta post punk, el homónimo material debut de B301, marca un sincero y bien dirigido camino con el que la novel banda de Naucalpan apunta hacia la vena del más fino noise.

Bajo una alineación que podría juzgarse como básica pero que es capaz de producir los más altos niveles de ruido, el trío formado por Miguel (guitarra), Alec (bajo) y Mau (batería), recién liberó  “Contando los Días”, un primer single que ya auguraba lo que sería su colosal primer larga duración, y hoy, terminan por mostrar los recursos, esos con los que dan forma a un material choncho y bien logrado que estrenamos en exclusiva por el ULTR/MRNS.

Con ocho temas que se gestaron a lo largo del tiempo y en medio un par de giras por el interior de la República, el material remarca todas las cualidades de una banda que desde el inicio mostraba la potencia y profundidad en las ejecuciones y quienes, para esta ocasión, siguieron una exquisita narrativa que no necesita de letras o títulos explícitos para guiar de forma vertiginosa y de inicio a fin a través de casi 40 minutos de duración.

‘A veces nos resulta complicado ver la música y los discos como un concepto con algo muy marcado detrás; nosotros jammeamos y descubrimos cosas que nos gustan y sobre las que seguimos tocando, creo que la intención no era dirigir el disco hacia algo específico, al menos no hasta el final.

‘Si bien las canciones variaban en estilo mientras las componíamos, cuando decidimos que iban a ser parte de un disco, les dimos un orden y siguieron una narrativa que se siente como un camino que puede cambiar de tonos pero en el que van pasando cosas y no se detiene.’

Dejando atrás un par de interesantes y bien logrados Eps, el álbum homónimo de los de Naucalpan es un poderoso despliegue de guitarras distorsionadas, gruesas líneas de bajo y explosivos golpes de batería, todo grabado y amarrado con maestría desde El Cochinero Recording por César Saldívar, la mente detrás de Telephone Exchange, una de las bandas insaltables en la escena más ruidosa de la CDMX y alrededores.

‘Entre las giras fuimos sacando las canciones de este disco, quizás de forma lenta… Nos llevamos como año y medio en componerlas y después la grabación fue otro reto: salir de gira evitaba que pudiéramos grabar de forma regular. Aunque al final, si no hubiéramos pasado tanto tiempo tocando y ensayando esas canciones durante las giras, definitivamente no hubieran tenido la consistencia y el amarre que tuvieron al final.’

‘A través de ese año y medio fueron saliendo cosas: cuando creíamos que estaba lista una canción metíamos un nuevo arreglo, incluso en el estudio siguió pasando eso. Sin la ayuda de César no hubieran sonado tan cabronas las rolas.Tal vez sea por todo el proceso o por toda la mano que metió, pero le dio más cuerpo y más fuerza al álbum. Desde que escuchamos a Telephone Exchange supimos que sabía lo que hacía, no imaginábamos trabajar con alguien más.’