Demencial, mutante y progresiva; la nueva canción de Diles Que No Me Maten es para psiques furiosas

El subterráneo quinteto de la Ciudad de México presenta una corrosiva canción de casi seis minutos titulada “Manos de Piedra”, el primer adelanto de su álbum debut, Edificio.

Ni tú ni yo sabemos nada. Nunca lo hemos sabido, porque realmente, ¿qué es lo que sabemos?, ¿hasta dónde llega el lugar donde sentimos estar? Tal vez no existe. Nadie lo sabe… y entre esta maraña de pensamientos y elucubraciones mutantes, la subterránea agrupación de la Ciudad de México, Diles Que No Me Maten, comparte un demencial nuevo sencillo que se debate entre una prosa delirante y en extremo corrosiva, frente a la llameante pero magnética estructura melódica del quinteto.

Manos de Piedra“, el sencillo en cuestión, es áspera, estrepitosa, poética e increíblemente exquisita. Es una genialidad de casi seis minutos que nunca deja de palpitar y que, entre la vena shoegaze, kraut y de industrial que exuda en sus distorsiones, encuentra una paz lírica tan singular como la catarsis que está a la vuelta de sus caóticas guitarras.

La banda -que toma su nombre de una obra del escritor Juan Rulfo- presenta dicha grabación luego de una serie de lanzamientos inéditos que han resonado en las entrañas más profundas de la Ciudad de México a través de incipientes shows, mismo tema que adelanta su disco debut, Edificio.

Como un frenético manifiesto a las más internas calamidades del ser humano frente a la enajenada ciudad que tiene en su agitada cabeza, los capitalinos han congregado una mezcla por demás interesante y vanguardista que suena a una especie de post-industrial lisérgico y un agrío rock de histeria colectiva que toma filo entre la experimentación, la locura y la furia de apretar los puños y estrangular los dedos.

Mañana no será mañana. Y hoy, tampoco lo sabes. Escucha lo nuevo de Diles Que No Me Maten a continuación y busca tu redención ante el abismo de tu alma.