Gamboa: “En medio de este momento de crisis hay algo impresionante sucediendo, hay un florecimiento musical en Venezuela”

Una charla sobre música en tiempos de crisis, su más reciente EP y la mirada a los públicos y audiencias latinas. Una entrevista con Gamboa.

Cantarle al amor desde una paleta musical bien variada y cargada de ritmos latinoamericanos que, desde sitios como Alemania o Estados Unidos -donde ha radicado- siguen influenciando y poniéndole un color distintivo a la música de Rodrigo Gamboa, músico venezolano que ha formado parte de distintas bandas y quien hace unas semanas presentó por vez primera en México Gamboa, su proyecto solista. Aquí, en su alter-ego, el centroamericano hace gala de un despliegue interesante  y cambiante de recursos musicales salidos de la más rica tradición latina.

Así, aprovechando su visita, que incluyó una presentación en el Foro del Tejedor en la CDMX, y tras el lanzamiento a inicio de año de “Tarde o Temprano“, su más reciente single -y mucho más encaminado hacia el dancefloor- platicamos con él sobre las influencias, el sonido latinoamericano, las expectativas de su primera visita a tierras mexas y sobre lo que implica hacer música en Venezuela.


El año pasado lanzaste Colores, un álbum en el que se refleja una rica cantidad de influencias y que es una buena metáfora de la gama de referencias de tu proyecto solista, ¿cómo defines el sonido de Gamboa?

Colores es un Ep bastante marcado por el sonido indie, yo lo definiría como pop latino alternativo, y bajo esa idea incluye ritmos afrocaribeños, que son muy prominentes en Venezuela, pero también hay ritmos como el jazz y el bossanova… hay también cosas más funky y rock, que son influencias que de alguna forma me han acompañado en distintos momentos de mi carrera.

Hace unas semanas salió “Tarde o Temprano”, el single posterior a este material y se nota una idea musical y conceptual distinta, ¿Qué hay entre este track y lo que suena en el Ep?

Sí es bastante diferente: el Ep fue un trabajo más introspectivo, más de revisarme a mí y lo que estaba viviendo en ese momento; “Tarde Temprano” es la respuesta a este primer año de shows y giras que tuve con el proyecto solista, donde interactué con diferentes audiencias. Desde un un punto de vista musical, es un sencillo más funky, es más energético, podría ser una canción que suene en un antro o en una reunión con amigos, no es tan de escucharse en una situación más íntima. 

Es también la primera de varias canciones que voy a sacar este año y que son una recopilación de esos momentos de desamor que quizás uno vive durante la juventud y cómo se ven después con el tiempo, ya como adulto joven (risas). 

¿Qué hay sobre esta primera visita a México?

Esta es mi primera vez en México presentando el proyecto solista, ya tuve la oportunidad de venir en otras ocasiones con otros artistas como Simón Grossmann, es muy emocionante esta primera aproximación. Tuve la dicha de participar en un sencillo con María Centeno y nos fue muy bien con el público mexicano; este es el primer acercamiento con una audiencia que sé que está ahí pero aún no conocía en persona. La única expectativa era ver qué pasaba, dar una presentación digna de recordar y dejar lo mejor de mi. 

Es bastante difícil pero hay gente que lo está haciendo, están construyendo la escena en Venezuela. Por ejemplo, tengo amigos que no conseguían los foros para poder tocar y alquilaron un camión de esos que se usan para llevar carros, montaron una tarima en la parte de atrás y así fueron a un montón de escuelas y universidades a presentarse gratuitamente, llegando a tener audiencias de más de 1,500 personas. Es la gente que tiene creatividad quienes están haciendo las cosas…”

¿Cuál es tu percepción sobre la escena musical en México y qué representa para Gamboa este primer acercamiento con nuestro país?

La escena alternativa acá es impresionante, creo que es mi favorita de Latinoamérica, he vivido cosas impresionantes, hay un ambiente de colaboración entre la gente que hace la escena. El público es muy abierto a nuevas experiencias, creo que es un público con el que se puede establecer una relación duradera, algo que a veces es algo muy difícil de lograr en otros lugares y siento que hasta ahora no había tenido la oportunidad de conectar con la gente de allá.

¿A qué otros países has llevado este proyecto solista y qué tan diferente es el entorno local en Venezuela con lo que pasa en el resto de Latam?

Tuve la oportunidad de ser telonero de Simón Grossmann en la gira pasada, fuimos a Bogotá, Madrid,  Barcelona, Florida -que es donde vivimos ahora-, fue muy cool. También a Venezuela llevé el proyecto apenas el año pasado: fue regresar a mi país y en medio de este momento de crisis hay algo impresionante sucediendo, hay un florecimiento musical muy chévere en Venezuela y bandas nuevas, quienes de esa forma están desafiando esa crisis que se está viviendo. 

¿Qué complicada resulta la vida musical para esas bandas que desde la independencia buscan dar a conocer lo que están haciendo?

Es bastante difícil pero hay gente que lo está haciendo, están construyendo la escena en Venezuela. Por ejemplo, tengo amigos que no conseguían los foros para poder tocar y alquilaron un camión de esos que se usan para llevar carros, montaron una tarima en la parte de atrás y así fueron a un montón de escuelas y universidades a presentarse gratuitamente, llegando a tener audiencias de más de 1,500 personas. Es la gente que tiene creatividad quienes están haciendo las cosas, quizás eso no podría hacerse en otros países por cuestiones de legalidad, pero como en Venezuela hay una situación de caos, si tienes ideas locas las puedes llevar a cabo. 

¿Cuál es la respuesta del público ante ese tipo de esfuerzos que hacen las bandas y músicos?

Depende, creo que el público mexicano es un público extremadamente receptivo y eso es una anomalía a lo que comúnmente sucede; el público en Venezuela es más bien que si lo enganchas te serán fieles de por vida, pero definitivamente no es un público tan fácil de enganchar.