Pepsi Pop presenta Ellipssism, bedroom electrónico para sanar la angustia existencial

En el estreno de su EP como solista, hablamos en corto con la cantautora argentina, Juana Paúl, sobre el lanzamiento de dicho material, sus mutaciones sonoras y su visión sobre el descubrimiento musical.

Ponerle letra y melodía a esos días en que te quedas en casa, encerrado en el cuarto y deseando encontrar remedio a las cosas para aliviar los momentos de angustia existencial, así es Pepsi Pop, proyecto solista de Juana Paúl, quien con un camino musical andado desde Otoño en Júpiter, la prometedora banda de twee pop argentina, se aventura a explorar caminos más introspectivos y convertirlos en temas con los que es fácil identificarse porque retratan la universalidad de la melancolía.

Luego de lanzar una serie de tracks en su bandcamp durante el año pasado, la argentina ha liberado Ellipssism, un Ep de apenas seis canciones y 17 minutos de duración, en el que trasciende el bedroom pop tradicional, acercándose a recursos electrónicos que dan brillo a la tristeza provocada por dejar una historia inconclusa. 

“Ellipssism fue empezado a mediados de diciembre de 2019, es una nueva propuesta donde me acerco un poco a la música electrónica (por primera vez, a raíz de la falta de una guitarra eléctrica. Fue terminado durante la cuarentena, y durante la creación aprendí un montón y siento que se me presentó un desafío donde me veía obligada a desapegarme de lo que venía haciendo”.

Con un Ep y varios tracks previos que hacen la labor de funcionar como una especie de terapia de sofá y charlas con amigos, platicamos con Juana sobre Pepsi Pop, proyecto que se levanta como uno de los más prometedores del nuevo indie argentino, y representa uno de los acercamientos más honestos del bedroom pop latinoamericano:


Contrario a lo que pasa con Ellipssism, en los créditos de tracks anteriores aparece el nombre de varios personajes de la escena indie argentina, ¿Cómo funciona Pepsi Pop? 

En principio funciona como proyecto solista. Por cuestiones de tiempo y trabajo no podía tocar en vivo ni llegar a consolidar una banda con la constancia de ensayos y encuentros que creo que son indispensables para poder llegar a armar una propuesta buena. Después en el proceso de grabación y producción mis amigos me ayudaron, este año toqué en vivo en una ocasión y me armé un formato banda reducido para esa fecha en particular.

¿Cuál es el proceso de creación y grabación de los temas?

Las canciones siempre me salen en momentos específicos, jamás pude sentarme y decir “bueno ahora me siento y compongo una canción”, sino que surgen en momentos donde siento cosas que necesito de alguna manera gritarlas o que estén plasmadas en algo “real”. El proceso de grabación cambia, casi siempre ya tengo la canción armada y comienzo a producir, otras compongo y produzco a la par, empiezo armando las baterías con el FLstudio y después, con base a eso grabo los diferentes instrumentos con el celular. En las colaboraciones, solía ser de reunirme con amigos que me ayudan e interfieren en todo el proceso.

¿Cuáles son las influencias musicales y no musicales que dan forma al proyecto?

Escucho un montón de música de todo tipo, estoy segura de que adapto recursos musicales de todo lo que consumo. Me inspira bastante toda la movida “postapoxi” que hubo acá en Buenos Aires, también me gusta mucho Victoria Mil, después bandas como Broadcast, Rocketship, Pixies, The Moldy Peaches y Teen Suicide. Ahora mismo estoy enganchada con Van Bran 3000, George Clanton y The Go Team, este año me gustaría apuntar más a ese sonido.

¿Qué tan diferente resulta crear desde un proyecto diferente a Otoño en Júpiter?

Otoño en Júpiter originalmente fue creado para subir mis canciones, cuando conocí a mi pareja decidimos transformarlo en un dúo, y todo lo hacíamos juntos, desde la producción y realización de las canciones hasta las vivencias plasmadas en ellas. Fue la banda que me acompañó en toda mi adolescencia, siento que fue un camino de aprendizaje en todo sentido, mejorando mis habilidades compositivas y prácticas con el instrumento. Con el paso del tiempo fui consumiendo nueva música y me fui manejando de formas diferentes, así surgiendo la necesidad de desapegarme de mi pasado y crear “pepsi pop”algo que me represente en la actualidad. 

Ellipssism comenzó como una trilogía de temas que terminó en un Ep, ¿Cuál fue el proceso que desembocó en esos seis tracks?

Al principio Ellipssism estaba destinado a ser una trilogía con “Proyectar Más”, “Peperomia” y “Aire”, pero tuve la oportunidad de fusionar el estilo con el que me estaba manejando. En esas tres canciones me salgo de mi zona de confort, agregando recursos electrónicos y letras más cortas, que encierran conceptos más concisos. El resto fue reunir y consolidar el Ep con las canciones que fui trabajando durante el 2019.

Buscando por internet, poco pudimos encontrar sobre Pepsi Pop ¿Cuál es el sentir del proyecto en relación a redes sociales y plataformas digitales? 

No hago música con el fin de que sea reconocida por la gente, cuando descubro un artista “desconocido” me genera una sensación de euforia donde puedo llegar a sentirme más conectada con lo que estoy escuchando, a veces fantaseo con que le pase lo mismo a la gente que descubre mi música.