Del recelo a la catarsis; escucha Astenia, el nuevo y furioso EP de Lancastell

Cinco tracks de rabia contenida forman parte del nuevo material de la banda capitalina, a tres años de su EP debut. Hablamos con ellos brevemente sobre este estreno lleno de coros corrosivos y guitarras distorsionadas.

Inapetencia. Se podría decir que es, posiblemente, una de las sensaciones más comunes del ser humano; ese cumulo de pensamientos, realidades, ensoñaciones y turbulencias personales que desvanecen el hambre por hacer simplemente algo. Ese apagado motor que no revoluciona y que, sin muchas o pocas explicaciones, no arranca. La connotación de la palabra “astenia” es en resumen, esta muralla de fatiga que delimita el accionar. Treparla y salir de ella es lo más difícil.

El nuevo Ep de Lancastell, el proyecto de dreampop capitalino que conocimos hace tres años por su acelerado debut Primary Feelings, retrata justo el paso siguiente luego de encontrarse de frente al abismo. Astenia, según sus creadores, es esa superación luego del cambio forzado, después del punto de quiebre… ese tortuoso momento de evolucionar y moverse. Dejar el estancamiento y continuar.

Sonoramente, el cuarteto ha sobrepasado su pasada creación al inmiscuirse a detalle en todas las aristas del género; rebajaron su mezcla pop más brillosa para dar paso a la saturación de los instrumentos y la distorsión bien cimentada de sus guitarras, hay coros rabiosos y con mucha garra, descontrol y poder corrosivo, resonancias de batería mucho más profundas que antes y, en general, un dejo de furia contenida en cinco tracks que rozan el noise y se sienten rugosas y de alta y ruidosa factura. La banda nos cuenta más sobre Astenia en este estreno para Ultramarinos Co:


Han pasado ya 3 años desde el lanzamiento de Primary Feelings, su EP debut. ¿qué tanto ha pasado con la banda desde este material?, ¿dónde estuvieron en todo este tiempo?

Es como si no hubiera pasado tanto tiempo, pero la vida personal y profesional carcome los planes y metas, se trataba de aterrizar nuevas ideas y Osvaldo llevó varias canciones a ensamblar, pero nunca acabaron de cuadrar… tenía mucho en la cabeza cosas de synth pop que no funcionaron y opte por mantener una línea de lo que había estado siendo Lancastell.

Primary Feelings, a comparación de este nuevo EP, se sentía como un material mucho más enfocado al dreampop con leves trazos de postpunk y con canciones que iban a alta velocidad… ahora, en Astenia, se sienten mucho más tácticos a la hora de componer; hay distorsiones más explosivas, hay momentos de calma, pero también de catarsis más potente que antes… ¿Dónde nace el nuevo sonido de Lancastell?, ¿Cómo llegan a él?

Es gracioso porque los tintes de post punk revival venían del anterior vocalista, está metido de lleno en eso, y fue la idea base antes de que entrara a la banda. Cuando salió de la banda nos apegamos a esas ideas ya mezcladas con el dreampop y es lo que traía el primer EP; el sonido de este nuevo material viene de canciones que tenían la misma línea, y en 2018 Mauricio y Osvaldo fueron músicos de la banda de nuestro amigo Iván de Somewhere; Osvaldo compuso 3 canciones para rellenar su set pero nunca se ocuparon, fueron las ideas base para las canciones de Astenia, y quería ser más ruidoso y conciso.

El nombre del EP hace referencia a esta sensación de debilidad, fatiga, inapetencia por realizar algo, ¿qué hay detrás del título del material? y que, además, también da nombre al track central del EP

Más que la fatiga y la carencia de voluntad, es la superación de ello, las letras hablan de lo tortuoso de apegos sentimentales y del desenlace de ellos, se siente muy bien voltear a ver lo que fue y lo que se aprendió de ello.

Sobre el track que titula al EP, se siente furioso, completamente lo contrario a la connotación de la palabra “Astenia” … ¿qué es lo que motiva la creación sonora y lirica de Lancastell hoy día?, ¿dónde está esa furia y de qué tipo de situaciones o sentimientos emana ahora en este EP? 

No hay furia exactamente, hay cierta sumisión que viene del desapego, pero sí hay algo de recelo y energía en las distorsiones y la música. Es resolución a la incertidumbre que tenemos cuando nos encariñamos con algo, o alguien y nos vemos forzados a seguir adelante.

Ahora que pueden escuchar Astenia fuera de sus cabezas, ¿a qué suena?, ¿suena como lo habían concebido? 

No del todo, pero hay mucho mérito en Roberto -Zach Yuto & Origami Pink-, el productor del estudio. Existió la oportunidad de que arreglara varias cosas en la instrumentación y se lograra lo mejor posible con el poco tiempo que teníamos para hacerlo.


Astenia es el segundo EP de Lancastell luego de tres años del lanzamiento de su debut de estudio en 2017. Casi 20 minutos conforman lo más reciente de la banda capitalina, mismo que está ya disponible en plataformas.