Agreste y áspero, como el pasar del segundero; Le 1991 escapa del vacío en “Todo El Tiempo”, su nuevo y lúgubre video

La dupla comparte en exclusiva en ultr/mrns el primer play del video oficial de su más reciente y salvaje sencillo. Creado por el colectivo uruguayo, La Mandrágora, el visual encapsula el tiempo y los espectros alrededor mientras se busca la salida.

El tiempo es quizás lo único que jamás vuelve. El tiempo es tan relativo como paradójico, y tan profundo como insípido en ocasiones… el tiempo es la única medida que realmente contiene a la vida misma, y si el tiempo se nos va, la vida también, segundo a segundo. Luego de un sencillo apesadumbrado, progresivo y mucho más denso en cuanto a las capas de distorsión usadas por la dupla de Aguascalientes, Le 1991, conformada por Paco y Moncho, ha regresado con un track para romper la frustración de los minutos perdidos y encontrar, dentro del vacío del siempre activo segundero, una salida.

Y es que “Todo el Tiempo“, construída a través de una estructura mucho más directa y a la cabeza, refuerza el histórico sonoro del proyecto y lo lleva a consecuencias melódicas de mayor soltura y consciencia de los géneros por los que ha rondado el dúo desde hace algunos años, pasando por su inicial shoegaze hasta una marea de distorsiones y agresivos riffs que potencializan el tema de tres minutos y medio y que, con una letra repetitiva y agreste, demuestran el verdadero estruendo de la banda.

Junto al salvaje nuevo single de Le 1991, se une una producción audiovisual que, tenebrosa, lúgubre e igual de estridente, termina de acompañar el concepto del tema y que, en exclusiva, estrenamos en ultr/mrns; creado por el colectivo residente en Montevideo, La Mandrágora, el video muestra a una desconcertada protagonista huyendo, quizás, del tiempo o sus demonios, en un tétrico espacio boscoso en donde el concepto del reloj es simplemente pisoteado. Hablamos brevemente con Paco, mitad del proyecto afincado en Aguascalientes, sobre los motivos e inspiración detrás de “Todo el Tiempo“, la sinergia y conexión entre México y Uruguay para lograr este clip, y las implicaciones detrás de dicha producción:



Han vuelto luego de un sencillo un poco más denso y progresivo que liberaron hace unas semanas… “Todo el Tiempo“, el más reciente single, por el contrario, es una canción más rápida, la letra es más repetitiva… Es un tema directo a la cara, ¿Qué es lo que cuenta? ¿Qué es lo que la banda quiere transmitir ahora?

“Es una canción que había quedado enterrada en una sesión que hicimos a principios de 2019. Por varios motivos, no la habíamos terminado; no tenía una melodía para las voces, no tenía una letra, sólo estaba definida la parte instrumental. Hacía mucho que la ensayábamos, pero no la tocábamos en vivo. Ahora que vino este asunto de la cuarentena, en el encierro decidimos que sería buena idea trabajarla a fondo, y nos pusimos a mezclarla y producirla en el estudio de un amigo americano, que es donde yo actualmente vivo. Siempre que escribo una canción, trato de que sea una forma de comprender mejor las cosas que siento; en este caso, me di cuenta de que tenía una mezcla rara y terrible de frustración y descaro. Por un lado, tenía el pánico de que alguien cercano enfermara, y por otro, me parecía que no había más que sentirse vencido. Es una canción irónica, si se ve desde ahí: tiene una parte muy positiva que habla sobre reinventarse y crear nuevos escenarios a pesar y a partir de las circunstancias, pero también tiene esta otra cara, que es lo irremediable, el paso del tiempo. Y es que es imposible no sentir como si nos hubieran quitado un año de vida. Aun así, por lo visto, hay futuro”

Sé que el vídeo fue realizado fuera de México por unas amigas de Uruguay, pero, ¿Esta idea nació de ellas totalmente? ¿Cómo fue esta relación de generar trabajo y sinergia a la distancia?  ¿Cómo las conocen?

“Es una relación que se produjo gracias a la hiper conexión a las redes sociales: una de las chicas, Anaclara Mancebo, había realizado live sessions con una banda de allá que se llama Las Cobras, a quienes empezamos a contactar a propósito de que, antes del desastre, estábamos planeando viajar a Sudamérica este año. Yo me acerqué, después nos escribimos un par de veces y surgió la idea de hacer una colaboración. La verdad es que todo el mérito es de ellas, fueron sus ideas, sus talentos y sus gestiones las generadoras de lo que ustedes ven aquí. Es lindo crear vínculos con artistas de otros lugares; pareciera que estamos muy lejos unos de otros, pero resulta que no, este tipo de cosas nos acercan más. Esa cercanía es tal vez lo más valioso que nos da hacer música”

Sobre el vídeo, ¿Cuál es la historia? Vemos a una chica, corriendo constantemente de algo que bien podría ser el “tiempo”, pero, ¿Cuál es el detrás de esta narrativa?

“Quisiera tener la certeza para responderlo. La verdad es que la colectiva ha hecho una lectura muy sui generis de la canción. Grabaron en este lugar hermoso que se llama Laguna del Sauce, a unos 130 km de Montevideo, un espacio que incluso llega a parecer muy siniestro. Puede ser que el personaje busque escapar de sus recuerdos, de sus decisiones o de su presente, pero lo que yo o Moncho te digamos, es mera conjetura. Lo interesante de estas cosas es buscar siempre una interpretación propia”