Ambient, drone y ruido para el fin del mundo; Escucha ‘Fiebre’, el nuevo EP de PuraSangre

El proyecto capitalino libera a través del noise y atmósferas vivas, un suave susurro que termina por convertirse en el furioso sonido de la experimentación y una muralla destructiva.

Caótico y desenfrenado, con pasajes llenos de la más pura incertidumbre que, al chocar con dóciles atmósferas casi contemplativas, provocan un cataclismo lleno de sensaciones, así es FIEBRE, el más reciente Ep de PuraSangre, proyecto citadino que, a través del noise y las atmósferas vivas, ha construído un alto monumento a los extraños tiempos que vivimos.

Nacido a partir de una sesión en vivo, FIEBRE es un fino despliegue de atmósferas que se deslizan tensas, que toman la forma de un suave susurro y se convierten en implacables y furiosos testigos del nuevo orden de las cosas.

Apenas cuatro temas y poco más de media hora son suficientes para montar un poderoso set que rompe lo convencional; un set que se aleja, tan solo un poco, del noise al que estábamos acostumbrados a escuchar bajo la firma de PuraSangre, acercándose más al ambient y al drone, pero que mantiene el espíritu duro e indomable del ruido en su más amplia extensión.

Luego del lanzamiento, platicamos con Yiru, mente y manos detrás de PuraSangre, sobre FIEBRE, sobre nuevos modelos de creatividad y del cataclismo de sensaciones en tiempos de pandemia que representa este nuevo material.



A diferencia de otros trabajos ya bajo la firma de PuraSangre, este Ep muestra un nuevo tipo de “noise”, con sonidos más cercanos al ambient que al noise o al dreampop, ¿Qué te llevó a ese resultado?

“Lo que dió origen a FIEBRE fue esa tradición y el gusto por plasmar el acto en vivo en un audio que pueda ser escuchado posteriormente, eso hacía y eso me ha gustado un chingo desde los tiempos de Acidandali; de hecho el primer material que subimos a Bandcamp fue un show que tuvimos en El Imperial donde afortunadamente teníamos un audio bastante decente que pude pulir y subirlo. Va un poco por ahí y va un mucho por la necesidad de explorar otra corriente de sonido en la ciudad y en el país y en todo, algo que nos haga voltear a nuevos modelos de creatividad”

Sabemos que este material nace de una sesión en vivo hecha en marzo, justo antes del confinamiento, ¿Qué hay detrás de la grabación? ¿La intención misma del set era posteriormente crear el Ep?

“En esa sesión donde grabamos FIEBRE, habíamos ocho personas y en retrospectiva, puede ser también un nuevo modelo de tocadas, un modelo en el que si quieres salir a un show a ver una banda o salir y escuchar música, esas sesiones con pocas personas pueden explotarse hacia todos los proyectos que hay en la ciudad. Creo que puede ser algo muy sano, desde el hecho de ver en qué tocadas hay cupo y así te vas rolando y escuchas y escuchas música. Eso está muy chido y es algo que también quise reflejar en este material. La sesión sucedió en SUKHA, compartí escenario con Diego Madero con su proyecto RKRRK y LATELELETAL en las visuales, ambos son un buen ejemplo de esos nuevos modelos de creatividad. Todo eso hizo un espacio diferente, un espacio que estamos construyendo más allá de la música, estamos construyendo nuevas experiencias, más allá del show se puede explotar de esa manera”

¿Influyó de algún modo estas semanas de aislamiento en el resultado final de FIEBRE? ¿Hay algo sobre el sentimiento de fin del mundo en los temas o en el arte?

“Influyó muy cabrón el hecho de que saliera en estos días, los chicos de SUKHA me mandaron el archivo con la grabación hace como tres semanas, más o menos, y lo que hice fue generar ese sentimiento previo al confinamiento y al encierro; por eso en la misma grabación del material se escucha a los compas, algunos de repente gritando entre canciones, eso está muy chido porque es el registro de un momento, un registro de cuando no existía esta nueva normalidad. Cuando se grabó la sesión, ya teníamos el contexto de que venía una pandemia, tras bambalinas platicábamos de cómo se venía, apenas se veía en el horizonte que se venía el Covid y eso también fue un tema de ese momento, por eso le pedí a LATELELETAL pusiera imágenes de naturaleza destruyéndose. Previamente habíamos acordado que íbamos a hacer un cataclismo, que la gente lo sintiera así, que fuera un cataclismo espacial, emocional o existencial”