Mántricos teclados y synthpop deslavado para el ataque; escucha “Letobento”, el nuevo sencillo de Club de Ciencias

Agudas y sofocadas guitarras en combinación con una cascada de teclados ochenteros marcan la pauta del nuevo y dulce track del proyecto creado por Dante Pedroza. Con una chispa de añoranza, el Club de Ciencias presenta un renovado experimento de coros baladezcos que bailan con un ensamble de sintetizadores de alto brillo.

El diccionario muestra, quizás, la mayoría de los conceptos y definiciones que existen en el mundo, muchos tan básicos y otros de extrema dificultad hasta para escribir o pronunciar, sin embargo, la realidad es que, aún con cientos de páginas y miles de palabras en el universo, a veces no basta para encontrar el verdadero significado a algo que simplemente necesita ser extremadamente preciso, como una situación hecha a la medida y que parece no encontrar cabida o similitud en otra experiencia.

Es tan simple y tan complejo como suena. Como cualquier sentimiento.

Letobento“, el nuevo y evolucionado sencillo del proyecto jalisciense, Club de Ciencias, recurre a uno de estos conceptos generados a partir de una sensación más que exacta -y que se encuentra alojado en “The Dictionary of Obscure Sorrows” de John Koenigs-, mismo single que, tras unos años de ausencia y labrados sonidos más enfocados al lo-fi y un pop de alcoba que resonaban en 2017, ahora, en sus renovados cuatro minutos y medio de grabación, el track se robustece en una potente aleación de synthpop con un motor electrónico que produce una chispa de añoranza.

Un teclado hipnótico, ligero y muy orientado a una deslavada estética ochentera marca la pauta del nuevo cartucho del Club, mientras, al fondo, una dulce coreografía de agudas y sofocadas guitarras inician a construir el ensamble hasta la tenue y adhesiva aparición vocal de Dante Pedroza -mente detrás del proyecto. El ritmo cae entre coros de balada para, luego de un interludio marcado por un solo de sintetizadores brillantes y envolventes, el pop se levanta nuevamente hacia el mántrico outro del teclado inicial.

Con una nueva brisa que ha rediseñado el sonido de Club de Ciencias, Dante nos cuenta brevemente sobre el detrás de “Letobento“, una palabra y sencillo que hacen referencia a un inesperado pero importante momento en que un encuentro personal se mantuvo en pausa… un momento para reiniciar y no volverse a despegar:



Han pasado unos años ya desde tu primera aparición como Club de Ciencias, ¿Qué ha pasado con el proyecto?, ¿Qué cosas nuevas han surgido alrededor de esto?

“Honestamente tuve que enfrentarme a la realidad de sostener un proyecto solo y al tiempo entendí que requeria de responsabilidad, compromiso y tiempo que no tenía. Creo que desde entonces pasaron muchas cosas a nivel personal y profesional que me ayudaron a encaminarme en el aspecto musical. Al final creo que lo más importante fue un crush que desarrollé con los sonidos de los sintetizadores clasicos y con la producción musical en general”.

Esta canción, a diferencia de las pasadas, suena más orientada al synthpop, tiene una vibra un poco más pop y es bastante pegajosa, ¿Qué estuviste escuchando o qué ha inspirado el sonido de “Letobento”?

“Han sido años de escuchar de todo, siempre he estado enamorado de los sonidos setenteros y ochenteros pero creo que nunca había encontrado la forma de canalizarlo en mi música. A veces “olvidar todo lo aprendido” se convierte en un cliché, pero creo que en este caso si tuve que dejar de lado un montón de cosas y entender la música desde un contexto que no era el mío. Terminé desarrollando un cariño enorme por todo ese movimiento clásico que estaba enfocado a buscar la fórmula para llegar a las masas… -La canción de pop ideal-“

“Letobento” es una palabra inventada, ¿Qué significado le diste a esto?

“La palabra me la topé por accidente. Hace años existió un proyecto llamado “The Dictionary of Obscure Sorrows” de John Koenigs, que tenía como proposito crear términos para lo que creían que eran emociones demasiado especificas. En este caso, “Letobento” se refiere al hecho de darse cuenta de la importancia de una persona a la que no se ha visto en muchisimo tiempo, como si la historia en común se hubiese quedado en pausa”.

Luego de este single, sé que vienen más cosas que parecen también evolucionar el sonido, ¿Qué planes hay para el Club de Ciencias?

“Estoy trabajando -ahora sí- en el primer EP que espero que salga en otoño de este año. Creo que este single representa el final de una epoca para mí, en más de un sentido de hecho. Y espero que lo que viene sea la definición concreta de todo lo que he aprendido en estos años, pero sobre todo un reflejo de lo que pienso y siento cuando escribo y compongo un tema, si la gente se llega a identificar, yo voy a estar más que feliz”.