El homónimo y áspero álbum debut de Desentis es un cálido blues para las batallas personales

Grabado en Grease City Studios, el álbum consta de 11 tracks que marcan el cadencioso ritmo de un blues hecho en México: juegos de coros que dan relieve y profundidad, velados sintes que ponen el toque psicodélico y hasta ese silbido básico que guía e instruye.

Rasposo, sincero y sin mayor expectativa que la de sacar las canciones propias, Larry Desentis -o Desentis, a secas- estrenó recién un grueso álbum homónimo que se desliza salvajemente entre los terrenos del blues y el garage, haciendo de ello, los ejes sobre los que construye un compendio de historias que huelen a tiempos mejores, con referencias a lo que fue y lo que será.

Grabado en Grease City Studios, el álbum consta de 11 tracks que terminaron de forjarse entre marzo y mayo de este año, en el punto inicial de una pandemia que se convirtió en la oportunidad para que el también miembro de The Risin’ Sun y Toga Records diera forma a su proyecto solista, apropiándose de las influencias y encontrando nuevos recursos musicales con los que sacó jugo al tiempo que la cuarentena dejó inerte.

Cálidas guitarras marcando el cadencioso ritmo de un blues hecho en México, juegos de coros que dan relieve y profundidad, velados sintes que ponen el toque psicodélico y hasta ese silbido básico que guía e instruye, son las cartas con las que Desentis apuesta por una partida ganadora, dejando de lado la estridencia y haciendo de la acústica y la voz, el arsenal que acompaña el compendio de historias de cuarentena y anécdotas de vida que vierte a lo largo de casi 40 minutos.

Ponle play al debut de Desentis y siente la áspera caricia del blues rozando tus oídos: