El Muchacho de Los Ojos Tristes estrena “Papalote”, una balada de efervescencia lisérgica para el ascenso

El cuarteto de la Ciudad de México comparte un tema creado a la distancia y que, en sus poco más de dos minutos, explora el intrínseco vernáculo y folclor de la banda junto a una leve tintura de atmosféricos teclados y ecos instrumentales.

Tres años han pasado desde el lanzamiento del homónimo EP de la banda capitalina, El Muchacho de Los Ojos Tristes, y entre esa grabación, cuatro tracks habían sido suficientes para destacar no solo el potencial sonoro del quinteto liderado por Abel Bucio, sino el universo lírico y conceptual que la banda carga sobre sí y que, indudablemente, se siente genuino y con una inyección del México de antes y aquel que es contemporáneo.

Hoy, tras la salida de varios sencillos dispersos en los últimos años, el combo de la Ciudad de México ha vuelto con una balada reconfortante, cálida y con una ligera fractura psicodélica que se percibe entre teclados volátiles, armonías efervescentes y algunos efectos que se acompasan lentamente en la melodía del tema. “Papalote“, liricamente, flota y se eleva entre la tersa voz de Bucio y una metáfora existencial entre este cometa sostenido por una cuerdita de algodón y el viento que sopla.

Acompañado de un arte en portada que recuerda a los tradicionales exvotos mexicanos de tan gran fervor, el muchacho ha ascendido, muy cerca de las estrellas, con una canción con la que experimenta en tonos deslavados, ecos instrumentales y una dinámica de composición y producción a distancia. “Papalote” es, en resumen, una balada espacial que une el vernáculo intrínseco del cuarteto con un leve bruñido lisérgico.

Escucha acá lo nuevo de El Muchacho de Los Ojos Tristes: