Quemarlo todo, renacer de nuevo; Un track x track de ‘Tiempos Raros’, el nuevo y corrosivo álbum debut de El Shirota

Son, sin duda, tiempos raros los que vivimos hoy. La realidad nos ha superado. No somos quienes éramos hace tan solo unos momentos atrás en el pasado… ni nosotros, ni el mundo que nos contiene. Y así como el planeta ha girado y se ha transformado, desde su núcleo y entrañas hasta, claramente, su superficie, el cuarteto formado en los límites de la Ciudad de México, El Shirota, ha hecho lo propio con su lanzamiento debut de larga duración este verano.

Editado por el sello Devil In The Woods y compuesto por nueve temas, el proyecto que alinea a Rubén, Ignacio, David y Gabriel, ha volcado su más ruidosa y saturada trayectoria a un espacio sonoro de texturas más palpables y de una profundidad mucho mayor que, al mismo tiempo, se siente explícita y nutrida… incluso, experimental. El Shirota ha vertido en Tiempos Raros toda una cascada de influencias que les sientan con frescura, una versatilidad interesante en sus guitarras y pedales, años de tocadas y el ferviente deseo de renacer en sí… han rasgado y quemado lo que existía para volver a encenderse.

Desde el brevísimo intro escrito al revés y que, encamina las primeras distorsiones de la banda, la placa se alimenta continuamente de engrosados riffs, corrosivas figuras de agudas cuerdas, composiciones más personales, episodios vehementes de un adictivo y furico descontrol, y por otro lado, temas que se acercan, genuinamente, a construcciones de un corte más gris y melancólico donde la voz es guía y luz; todas, la novena de piezas, destacan entre ensambles melódicos mucho más estructurados que, entre bajas gamas de noise, fantasmas de kraut y líneas de rock alternativo de décadas pasadas, reflejan una combinación entrañable. Una tintura que ha mutado al sonido de hoy.

Así, con el lanzamiento también en formato físico de 12”, el combo de Chiluca pasó por la casa a contarnos, canción por canción, sobre el detrás de producción y concepto de Tiempos Raros:



“No sé todo”

N: “Para mí, este track abridor es como un híbrido entre la música de los inicios de la banda (2013), y un nuevo capítulo musical: menos apresurado y con ritmos más lentos y a la vez brutales, pero con una vena emo y slacker. La letra está inspirada en momentos insípidos que he vivido en años recientes, relacionados a la precariedad a la que a menudo me he enfrentado al querer dedicarme de lleno a hacer música”


“El Chirota”

El dios del panqué: “Esta canción es un frankenstein de guitarras en canon. Base rítmica simple, cucharitas, tanques de gas, malosa, chopped”


“Más de una vez”

El dios del panqué: “Comienza con una conexión muy linda a la canción anterior. Fue la primera canción del disco en aparecer en un ensayo alrededor de enero de 2019. Pensamos en una canción de cuna y terminó casi así”


“La Ciudad”

D1T2: “Esta canción está estrechamente emparentada con “Más de una Vez”, ambas fueron grabadas en la misma sesión, aun cuando no teníamos en mente realizar Tiempos Raros. Cuando empezamos a grabar formalmente el resto del disco decidimos volver grabar todas las guitarras, dejando el bajo, batería y voces de la sesión anterior. Una canción que combina ritmos explosivos con secciones más tranquilas”


“RTL”

N: “En Ep’s y lanzamientos anteriores la banda ya ha creado cierto historial de tracks inspirados en el krautrock y otros géneros de rock de corte más experimental… “R.T.L.” surgió bajo esa misma premisa que nos interesa desde hace ya unos años, géneros como el techno, el motorik rítmico, la cultura del jam. En este track hay desde rock alternativo, “psych”, noise, drone, etc. Nos divertimos mucho añadiendo capas de sonidos como sintetizadores, voces, guitarras, y todo lo que tu oído pueda encontrar con unos buenos audífonos”


“¿Cuánto Falta?”

D1T2: “Esta canción, aunque en espíritu, está de alguna manera inspirada en el sonido y la música de bandas como The Replacements o canciones como “Back On The Chain Gang” de The Pretenders, que al final irían definiendo el sonido del género “alternativo” de principios de finales de los años 80’s y 90’s, sin embargo, tiene un toque nuestro. Entre paredes sónicas de guitarras acústicas se encuentra un puente, una idea derivada del gusto flamenco, y unas voces contando, entre risas, y algunas otras sorpresas que quien escuche con atención podrá encontrar”


“A dónde voy (Revamp)”

Ignacio: “Esta canción surgió hace unos años, tuvimos enlatado el riff principal esperando a que fuera el momento correcto para editarla e incluirla en algún material. En ocasiones ha sucedido esto mismo, como el caso de “Carreta Furacão”, que por una u otra razón no sentíamos necesidad de editarla, pero la tocábamos en vivo esporádicamente en conciertos. A momentos me recuerda a cosas como The Jesus and Mary Chain o My Bloody Valentine; pop con altas dosis de distorsión y múltiples capas de grabación, muchos atribuyen el sonido shoegaze a los efectos de modulación como el reverb o delay, yo por el otro lado soy de la idea de que tiene más que ver con las capas de fuzz y distorsión y la experimentación vocal”


“El Bob Rosendo”

D1T2: “En una noche de fuego conocimos a un mago -por así decirlo- llamado Rosendo. Un señor a quien, entre risas y pensamientos, apodamos con cariño “Bob Rosendo”. De alguna manera el sonido de esa noche divertida se transfirió a la canción, un guiño a la esencia del punk más puro y casero, literalmente… ya que todo el disco lo grabamos en casa, donde acampamos un mes a finales del 2019. A veces en la simpleza de una broma, donde a reto de tocar rasgueando para abajo todo el tiempo, con una batería veloz, y las historias de un café y comida, pueden resultar entretenidas”


Tiempos Raros, el nuevo disco de El Shirota, está disponible en plataformas y en formato vinil a través de Devil In The Woods.