Camaradería adolescente y guitarras de melódica distorsión noventera; Un track por track de ‘Fugaces’, el nuevo EP de ISLAS

Tras una manufactura post-pop y de saturadas capas electrónicas, el ahora cuarteto afincado en la CDMX presenta una grabación de guitarras sinuosas, rasgueos agudos y gruesas baterías para el espíritu juvenil.

Si bien el proyecto nacido en el sureste del país -y ahora afincado en la Ciudad de México- ISLAS, ha emergido paulatinamente entre lo vasto de su propio concepto, el lanzamiento de su más reciente Ep titulado “Fugaces“, es, sin más, un manifiesto sobresaliente del constante vaivén sonoro de la banda liderada por Ricardo Castillo y su fiel misión de siempre contar una historia.

Apenas 20 minutos componen, en cinco temas, la narrativa de “Fugaces“, que, luego de pasar por una manufactura pop más orientada hacia texturas electrónicas cinemáticas, ensoñadoras y envolventes en donde la saturación de capas era la constante, el ahora cuarteto ha sumergido su mecha creativa en las anchas profundidades de un sonido mayormente noventero, abanderado por guitarras distorsionadas que suenan a una especie de grunge deslavado entre una suerte de rock alternativo, indiepop y un tratamiento vocal seco y agreste. Un compilado de canciones que resuena al ruido adolescente, rasgueos melódicos que se agudizan a bajos trastes y gruesas baterías que encierran el resto del ensamble.

Con este lanzamiento al frente -el que podría considerarse el más maduro de la banda a la fecha- Ricardo Castillo, capitán de la embarcación, pasó a la casa para contarnos, canción por canción, los detalles detrás de esta grabación, las historias que crearon y el sonido en el que han encallado en esta etapa de ISLAS:


“El disco sigue con el concepto de de los EPs de ISLAS, este es el tercero: en el primer EP Tanne y Anne luchan por su amor y fracasan, en el segundo, Arata [antes llamado Tanne] trata de encontrarse a sí mismo ya sin Anne en el panorama pasando por un proceso de luto… en el tercer EP, nuestro personaje, Arata, entra en un proceso de “Adolescencia” y se descubre gracias a las experiencias que empieza a vivir con sus nuevos aliados, es por eso que este EP aborda el tema de la amistad desde distintos ángulos en cada canción”


“Básica”

“Es una canción en la que las críticas y el hablarle fuerte a un amigo para decirle sus verdades toman forma; muchas veces hay pleitos entre amigos por tonterías que hacia fuera podrían parecer peleas épicas pero que, un buen amigo, sabe que son necesarias y reales en una amistad… los amigos te dicen la verdad y tú a ellos por más que duelan, y de eso trata esta canción.”


“Magnolias”

“En “Magnolias” se habla de esos héroes de la adolescencia, jóvenes mayores a nosotros que, en nuestra pubertad, servían como modelos o guías a lo que queríamos ser: el vato que era más chingón en la tabla, que tenía más experiencia sexual o era bueno para contar historias, esos héroes que sin saberlo forjaron nuestro paso por la adolescencia y que ahora quizás no nos acordamos ni de sus nombres… esta canción es una oda a esos héroes.”


“Sofá”

“Sofá habla de cuando los amigos nos conocen más que nosotros mismos y a pesar de advertirnos en no hacer cosas que ellos saben que no nos convienen, una vez que caemos culpa de nuestra necedad, están ahí para levantarnos.”


“Fugaces”

“Esta canción es la que le da el nombre al disco porque representa muy bien el concepto de lo efímero: aborda la temática de un típico amor de verano entre un hombre y una mujer, ambos jóvenes, y es un amor platónico pues él nunca declara su amor por ella y no le queda claro si ella siente lo mismo; él termina siendo el confidente de los problemas de ella, que son más grandes y complejos que ese verano que los une… al final el decide no arriesgar la amistad y todo queda en una noche melancólica de despedida.”


“Cómodo”

“Esta canción es la que unirá este EP con el siguiente: este tema aborda la situación de Arata, donde él ya sabe quién es y sabe que tiene que dar el siguiente paso en su vida pero decide quedarse un ratito mas antes de irse de este espacio denso, quizás un tanto nocivo pero suave, y donde estar como en un limbo es confortable, pero decide hacerlo desde el punto de vista de un espectador, un espectador que ve cómo las almas se pierden en este mundo sórdido en el que se encuentran en un espacio que podría compararse con un miércoles semivacío de happy hour y karaoke en el wings que está afuera del aeropuerto de la CDMX jaja. Ser observador le produce un dulce placer mientras está bajo la influencia de alguna droga, es como un estado entumido de la realidad. Todas estas imágenes, de las 5 canciones, las imagino en la etapa de alguien adolescente, por ende el sonido que me viene a la mente -y que puede relacionarse a ello- es el de las guitarras con efectos como distorsión, flanger y baterías noventeras… es por eso que decidí que este disco tenga esa estética tanto sonora como visual.”