El Ep debut de Monkey Junkie Funky es un maremoto de música electrónica, experimentación y oscuro baile entrópico

Con un input explosivo que mezcla sublimes y oscuros rechinidos con un fluctuante y volcánico poder percusivo, el productor veracruzano demuestra su artillería musical para examinar con soltura, exploración y ambición, todas las capas de lo que es el caos en su EP debut bajo el sello ineffable.

Menos de quince minutos o más de setecientos segundos, la percepción es tan única y personal como uno quiera sentirlo: Avance Ep, el debut en corta duración del productor mexicano, Monkey Junkie Funky, es un espacio de tiempo encapsulado entre la neblinosa pero bailable marea electrónica del oriundo de Zongolica -en la zona centro del estado veracruzano- y un input experimental explosivo que mezcla, por igual, sublimes y oscuros rechinidos con un fluctuante y volcánico poder percusivo.

Bajo la guía del sello ineffable, el de Veracruz ha encontrado, en el curso de los cuatro tracks que construyen este primer EP, una transcripción sonora que podría bien describirse como entrópica y que, conceptualmente, deviene de aquello que es el caos y de todo lo que, en su contraparte, no lo es. Porque el binomio de orden y desorden jamás podría existir sin ninguna de las dos partes. Es tan concreto como la vida y la muerte. Y es en Avance que el veracruzano demuestra su artillería musical para examinar, con soltura, exploración y ambición, todas las capas de dicho entramado.

Con un sample vocal, ligeras y secas percusiones y una paulatina erupción sonora, “Sigilo” abre la placa con un primer apunte a hondos bajos, estructuras acuáticas de baile, glitches minimalistas y una escala de neojazz electrónico que suena, temporalmente, a un house suave que, como dinamita, estalla su ritmo, baja las revoluciones, inyecta drums y disipa la bruma; “Deshabitado” nace, cinemáticamente, como una especie de interludio totalmente ambiental, apoyado de cuerdas ásperas, soplos metálicos fríos y notas que cambian de espesor continuamente… es el fondo que se escucha al final del abismo; track tres, el que titula a la totalidad del material [“Avance“], inicia tumultuoso y robusto, casi festivo y futurista, como un ritual de fuego, gritos y entregas espirituales a la divinidad de la electrónica… a medio trecho, agudas cuerdas procesadas hacen lo suyo y guían, con eterna luz, el resto de la saturada fiesta entre samples de voces y texturas industriales que reverberan y golpean la audición; los últimos minutos, cortesía de “Decreto“, es la inmersión final, el cierre del caos, o bien, el inicio: diferentes escalas de teclados edifican un tema que se siente, en su mayoría, en una especie de synthpop oscuro, robótico, con elevaciones IDM al fondo y destructivas capas como maremotos.

No hay lugar para pies débiles ni oídos limitados en el EP debut de Monkey Junkie Funky. Escucha Avance a continuación y descubre el nivel de entropía de tu propia existencia: