El nuevo EP de Jardines es materia negra iluminada por el fulgor de la música electrónica más nebulosa; escucha ‘Alquitrán’

En esta vasta obra sonora, el artista chihuahuense del sello OTONO presenta cuatro experimentales episodios con una mirada a la vanguardia creativa y a la arriesgada producción sinestésica.

Sinestésico. El nuevo EP del artista chihuahuense, Jardines, es una vasta obra sonora compuesta de cuatro episodios que retan la audición y se incrustan, insondables, en cada una de las millones de sinapsis generadas en el cerebro humano. El nuevo EP del músico y productor del sello OTONO es un estruendo electrónico que parece ser tan narrativo como experimental… Alquitrán, con una construcción que surca los 16 minutos, es un material de infinita exploración.

Iluminado por el fulgor de la música electrónica más nebulosa, el oriundo de Chihuahua hace honor, en cuestión de instrumentación, al título de su propia grabación: densa, viscosa y oscura. así, en cuatro movimientos de producción detallista, Eduardo M. Marquez, presenta en Alquitrán una mirada a la vanguardia creativa, la presentación multiformato y los ensayos científicos detrás del potencial de una melodía tan afilada como arriesgada.

Cercano a aquellas propiedades intensas de un pop barroco, el frenesí electrónico y la constante inmersión hipnótica, el tallado de esta entrega inicia con “Aquí, Ahora“, un instrumental que entre teclados renacentistas y una horda de efectos, reverdece progresivamente entre instalaciones de secuencias luminosas, rechinidos y una escala continua que, entre caídas y estallidos disonantes, mantiene audible la primera pieza del intenso tramado; “Alquitrán“, el tema que titula al EP, es un incandescente florecimiento de minimalistas y reservadas texturas de baile que se acercan más al ambient y a la introspección, entre diminutas chispas corales; “Aferra” se satura, palpita, golpea… y después, poderosas, frías y sinuosas ventosas protagonizan, poco a poco y entre susurros volátiles, la parte más artificial del tema; lentamente, y como un agonizante traslado musical, “Apoteosis” encapsula, entre distorsiones, sonidos suspensivos y una reverberante y agridulce secuencia de sintetizadores, el desenlace de una placa inestable, con vida propia.

Escucha el nuevo EP de Jardines y piérdete en la materia negra:


Alquitrán ya está disponible a través del sello nacional, OTONO.