R. Mendoza estrena ‘Love 1.0’, un electrónico y minimalista ensayo sonoro sobre el amor en tiempos de confinamiento

El productor de la Static Discos presenta, en una grabación de casi media hora, un recorrido exquisito sobre el universo del amor en una base sonora en donde brilla el corazón del techno y su clínica producción musical.

El amor es una fuerza única, quizás tan misteriosa como potente. El amor lo mueve todo, nada tan acertado como eso: a cualquier dirección, en cualquier momento, para cualquier fin… sea voluntario, o no. El amor envuelve, empodera, robustece, pero también enmudece y atormenta. El amor se toma o se suelta, te levanta o te paraliza. Pero sobre todo, en ese impredecible espiral, el amor debería sanar, inspirar y construir.

Luego de un lanzamiento mucho más orientado a la niebla del post punk inglés, el productor mexicano, R. Mendoza, ha vuelto con un material de seis profundisimas piezas y que conforman Love 1.0, un exquisito recorrido sonoro de casi media hora en donde la manufactura electrónica se distribuye genuinamente entre un siempre enérgico techno diluido en minimalismo, toques bien afinados de sensaciones industriales y un ambient de proporciones contemplativas, casi cinemáticas.

En este nuevo material de la Static Discos, Mendoza ha volcado su oído al detalle más preciso, con una audición prácticamente clínica y táctica para la inserción de voces, efectos y secuencias bien instaladas en la producción de cada uno de los tracks que, progresivamente, escriben esta carta de amor no explícita, y enviada en tiempos en donde éste parece no sentirse y el confinamiento solo se extiende más.

La placa abre con “Love You“, el sencillo insignia: un track ligero, paulatino y en donde los teclados y las texturas de sintetizador son la guía y luz de una composición creada a base de una conversación perdida en el espacio; “Love Less” martilla con escenarios artificiales salidos del corazón del techno para, con fríos arreglos de teclado que suenan a suspenso, amplificar el rompimiento en la pista de baile; “Love Cycle“, entre texturas de guitarra y un aura de esperanza, parece ser el tema más luminoso de la grabación, un mantra sonoro que no cesa y que remite a su cíclico y atinado título; por poco más de tres minutos, “Love Dream” flota entre en la ensoñación de una base aguda y chirriante entre vientos y sonidos metálicos… es el puente, la calma y la contemplación; “Love Me“, mayormente insertado en entornos futuristas y ejercicios vocales robóticos y distorsionados, genera reminiscencias casi imperceptibles al IDM y marca un espacio volátil en busca de ese difuso amor; saturado y con una bruma eléctrica, “Love Ends” sella, de manera solemne y con una construcción de academia, un material en donde el amor es un universo en constante explosión.

Escucha a continuación Love 1.0, el nuevo EP de R. Mendoza: