“Quién Es Nosotros” es la luz personal que nunca se apaga: escucha la nueva canción de Diles Que No Me Maten

La banda de la Ciudad de México estrena un inextinguible y refulgente track de anchos muros sonoros para meditar hacia los adentros en una especie de trip hop y sombría experimentación distorsionada.

Una cámara repleta de recuerdos encapsulados representan, en un momento de alta y nocturna introspección citadina, los nuevos casi seis minutos que recién comparte la banda de la Ciudad de México, Diles Que No Me Maten. “Quién Es Nosotros“, el último sencillo del quinteto capitalino es, junto con “Nubes al Chocar“, uno de los lanzamientos con los que la banda culmina -además de a su 2020- la etapa de su debut en Edificio, su increíble primer EP, mismo que los ha postrado como uno de los proyectos más interesantes del centro de la CDMX.

Y es que en “Quién Es Nosotros“, aunque la baraja ya expuesta por Diles se encuentra presente -la improvisación, las sesiones de jamming constante, el uso de guitarras nerviosas, el spokenword, los poemas y las influencias que van del post rock, el triphop, la psicodelia y hasta el más descafeinado jazz experimental- estos nuevos 350 segundos son, quizás, el tema más reflexivo y luminoso del quinteto.

Basados en la narrativa de la ciudad, la grabación ahora no se centra en sus caóticas entrañas o su frenético movimiento inapagable, sino en el “dentro“; en el yo, como parte de una ciudad hecha paisaje, contorno y contexto. Como luz de fondo, pero también, como luz que golpea físicamente. Es, incluso, como una meditación guiada por los versos y murallas de distorsión que se levantan progresivamente en el ojo de un despertar de consciencia: el track, con una seca batería y golpes de tarola, inicia con una llama modesta, ligera, y que se alimenta de guitarras con leve delay, algunas reverberaciones y, al fondo, destellos exquisitos de sintetizador que se expanden y se agudizan hacia el nervio. La voz se hace protagonista. Te lleva, tan lento como flotando entre la ligereza de una serie de palabras en el aire y la constante marcha de las mismas. El muro de sonido se expande, se hace más denso para, finalmente, aumentar el fulgor de un tema que nunca estalla, pero que se mantiene siempre inextinguible. Es la calma de uno mismo.

Apuntando a la grabación de un próximo disco, la banda nos comparte más sobre el cierre de su etapa debut, la forma en que añejaron “Quién Es Nosotros“, del significado del tema, y de la importancia de aquello que está dentro:



“Quién es Nosotros” viene al poco tiempo de que liberan Edificio, su EP debut, y suena incluso, un poco más trabajada en cuanto a la narrativa del ensamble musical, se siente incluso, llena de suspenso… ¿cuál es la historia de la canción y cómo nace, tanto sonora como líricamente?

Jonas – Aunque siendo un viaje parecido a Edificio, grabamos un tanto diferente en cuestión de instrumentos: la rola la compusimos en ese entonces para terminarla junto a las otras, pero esta no la habíamos tocado en vivo, y hay un elemento nuevo donde entra Lupone [esta canción aún la grabamos con él antes de que partiera a Alemania con Sei Still], él estaba usando un monodrive, que es este aparato que hace secuencias entre sintes y drum machine, y con esto hicimos dos rolas, una para la compilación de Aire Libre [“Nubes al Chocar”] y esta nueva, y partir de eso, a la hora de ensayar e improvisar, nuestro sonido iba cambiando. La letra yo la grabé después, es un poema que escribí por esas épocas, y la grabamos en el estudio donde nosotros ensayamos, con el roomie de Américo, de hecho, él es diseñador sonoro, y fue una tarde de estar ahí, muy rápida porque ya teníamos la canción, la grabamos y decidimos guardarla y añejarla… luego comenzamos a trabajar en la mezcla y todo lo demás apenas de dos meses para acá para poder sacarla antes de que acabara el año. Es una canción que culmina el viaje de Edificio porque ahora vamos a otros lugares, entonces me parece que esta canción aún se parece más a ese disco que a lo que podrá ser nuestro siguiente lanzamiento.

Gerardo: Para mí es una rola que implicaba mucha más calma, pero al mismo tiempo, juntaba diferentes elementos nuevos que en ese momento escuchábamos; estábamos muy clavados con el trip hop, un poco mas de post rock, pero ya era como la colita de lo que pudo haber sido… entonces ya era como una especie de ciclo cerrado en el que concluimos lo que es Edificio, y pues la queríamos subir porque sentíamos que es una buena forma de cerrar esa dirección y encaminarnos a otras cosas que ya estamos trabajando e ideando en estos momentos… y que es muy diferente ya de esta canción o lo de antes.

También siento que, en materia de producción, suena diferente a las sesiones de Edificio aunque sí haya formado parte… ¿esta canción, dónde la trabajaron? Se sienten más calmos, con muchos elementos detrás que complementan la canción, hay muchas distorsiones agudas en las guitarras y reverbs más intensos que asemejan sintetizadores, detalles que no se escuchaban antes, supongo por este nuevo instrumento…

Jonas – Creo que la pandemia y todo este proceso ha tenido que ver, finalmente, nos ha evitado la posibilidad de tocar en vivo y nos da más posibilidades en producción y grabación porque no tenemos performance ahora, sino que ensayamos para grabar, los elementos son más distintos porque no ensayamos para tocar en este momento, ahora nos vamos más a la estructura… también es que Edificio fue nuestro debut y uno entra rompiendo todo para poder quedarse. Sí es una canción más calma, creo que estábamos más tranquilos.

Gerardo – Esta canción la trabajamos en el barrio chino, igual que antes, con Andrés antes de que se fuera y todo fue un trabajo directamente ahí, Carlos la produjo, -un cuate que vivía ahí con Americo- y la masterizó Mateo Sánchez Galán [Telemat/Sei Still]. El proceso de componer fue muy sencillo porque ya la teníamos jammeada, le entendimos mucho y justo el trabajo de las guitarras era para experimentar otras cosas; hay momentos en que la guitarra de la segunda parte de la canción era solo un muro de sonido que me gustaba mucho porque quisimos darle protagonismo a la voz, justo también esa letra y esa fuerza de ella podía trabajarse muy bien a ese lado, la canción nos llamaba mucho a que eso fuera lo más importante en esta rola, y como el diálogo fue así, nosotros bajamos y Jonás estuvo más arriba porque es una letra que tiene que ver con una especie de marcha, de caminar en la ciudad y estar ahí. El diálogo, al final -y es mi interpretación- es más como un monólogo interno dentro de uno en el paisaje de la ciudad, y cómo uno entra a uno mismo, al flujo mental propio, porque es también importante cuando estás en la ciudad, ¿sabes? No solo cómo la vives por fuera, sino por dentro, tu propia ficción de las cosas.

En esta canción igualmente está la presencia del tema de la ciudad, pero ahora no lo siento tan “de calle”, quizás, lo siento más abstracto, ahora como solo el contexto de la verdadera historia de “Quién es Nosotros”… ¿cuál es esa historia?, ¿qué cuenta?

Jonas – Conforme a la historia de la letra, para mí, la primera parte y la última son las más parecidas, y es que son una especie de mantra que yo cantaba, es la parte de //”las luces me golpean”// para mí eso es como una especie de reflexión, o mejor dicho, es sobre alguien que reflexiona estando en el carro, en el periférico de la ciudad, mientras las luces le golpean la cara y va regresando de noche… y ahí, vas pensando un poco en todo; se trata de alguien que recuerda, y al final, no está ahí, no está en esas cosas que recuerda. La parte de en medio de la letra son todos esos recuerdos y azulejos de ciudad, los eventos de la ciudad, y sensaciones y deseos que se cruzan en el camino de la persona que recuerda; por eso la segunda parte empieza distinto, diciendo //”una idea de más que cruza mi mente como un rayo de ciudad”// y empiezan todas estas imágenes mezcladas de la ciudad y, al mismo tiempo, la reflexión que le da el título a la rola que es la parte final y que dice //”quién es nosotros, quién es nosotros, quién no”//. A veces no se escucha porque es una parte muy bajita. En resumen, es una reflexión de una persona que está pensando en todos los eventos que le vienen a la cabeza, y la parte que más me hace sentido y que más me gusta es al final con el mantra de “las luces me golpean y yo no estoy ahí”, y que cambia diciendo: //”luz de tu piel tomada, mi voz guardada está de nuevo frente a mi, una habitación, un recuerdo, el olor de un momento, una ciudad que parece que no acaba, yo no estoy ahí, pero recuerdo, yo no estoy en ese lugar que llevo dentro, en ese dentro que no acaba”//. Siento que le da un poco de sentido a la canción, sobre todo eso último… para mí eso significa que todos esos recuerdos y visiones cruzadas son interiores pero que ya no estas ahí, ya no los estás habitando, ya no estás en ese lugar y sin embargo, parece que es algo que no termina. Es ir hacia dentro y hacia dentro y hacia dentro…

¿Y a dónde apunta la banda para 2021?

Jonas – Aunque esta canción no formará parte del nuevo disco, ya estamos próximos a grabarlo; hemos cotorreado la idea de usar la letra todavía tal vez, pero no, lo que es más distinto en esta canción es que la letra está muy presente, y es otra forma de hacerlo… y ahora lo hacemos desde otro lugar porque no es cantado, es un spoken igual que antes, ¿y tiene más presencia, no?, es solo algo diferente.

Gerardo – No queremos decir que es o no es también parte, es un single que está libre, lo que sí es que habrá muchas otras rolas que experimentarán desde otros lados musicales, y apunta a otros géneros y a otras formas de usar el spokenword… queremos sacar un sencillo más antes de que finalice el año, una improvisación, y pues la banda apunta a hacer ese otro disco porque Andrés vuelve en diciembre y en enero grabaremos ya. Habrá mucha improvisación y experimentación en producción.