La corpulencia friki-rapera de ‘Guold’, el disco debut de NIGHTTS; Combos de trap y un fatality de electrónica para las noches del puerto

Hablamos con los veracruzanos, Carlos y Enrique, sobre su corpulento disco debut, su fuerte identidad portuaria y cómo su sonido se ha convertido en un universo de rimas, animé y ramen caliente.

La primera canción que escuché de NIGHTTS fue “Castillos” en 2019. Los casi tres minutos de duración de dicho sencillo, exquisitamente producido y con una cascada impresionante de teclados y sintetizadores que bien resplandecían entre rimas ligeras y golpes vocales directos, fueron suficientes para encontrar, en la dupla conformada por Carlos y Enrique -originarios de Veracruz- un proyecto genuino y llamativo dentro de una novedosa oleada de electrónica y hip hop mexicana. Eran, de manera brillante, un nuevo sonido para acariciar la noche.

Y no pasó mucho más para que el dueto demostrara, nuevamente, su refrescante propuesta y flotaran en su espíritu nocturno y futurista; 2020 significó para Dj Romance Animé y Soundtrack de Fifa [los alias individuales de los veracruzanos] un año, aunque complejo, robusto en el volumen de sus lanzamientos, siendo el veinteveiente el período en el que el EP Sensibilidad y su larga duración debut, Guold, emergieron: el primero, compuesto por siete temas con un estilo de producción más saturado, percusiones hondas y expansivas que se rompen entre sus grandes bajeos, y, en general, una estela de oscuridad de bajas densidades para rapear; y el segundo, su poderoso debut bañado en oro y con un cartucho de N64 al frente es un ejemplar corpulento de 14 temas que van desde el trap hasta composiciones con cierta melaza electrónica para sobrenadar en el puerto.

44 minutos son el resultado final de Guold, sin embargo, la dupla ha pasado ya bastantes años en el labrado musical, desde sus más precarios y experimentales inicios, hasta hoy, momento en el que llegan, extrañamente, a un sonido al que siempre habían apuntado, y con ello, existe y respira la sagrada comunión en la que la dupla se hace una con su particular universo lirico y conceptual en donde la cultura japonesa, el animé, los videojuegos y la parafernalia oriental se amalgaman entre el hip hop, el trap y bases de reggaetón incendiarias para lograr el combo y ejecutar el fatality.

Hablamos con Carlos y Enrique sobre su disco debut, sus entrañables comienzos y ser frikis del rap mexicano.



2020 fue un año con mucha actividad para NIGHTTS con dos lanzamientos importantes que redireccionaron totalmente a la banda. Ya no es el NIGHTTS de “Castillos”, definitivamente, pero sí es un proyecto que ha alcanzado un concepto y una línea marcada, ha sido un gran salto para los dos, creo, el llegar a este sonido…

Carlos (Dj Romance Anime): Desde las sesiones de grabación de Sensibilidad ya se perfilaba un poco el sonido a lo que queríamos lograr, y ahora que, de alguna manera, llegó la oportunidad de grabar en casa por la pandemia, fue más enriquecedor… de hecho GUOLD se acercó a lo que ya queríamos hacer, y aunque ha sido atropellado acercarnos a ese sonido y a lo visual que sale de ahí, creo que ya por fin lo estamos alcanzando.

Enrique (Soundtrack de Fifa): Y en realidad, ya teniamos apuntando un tiempo a ese sonido, y que no al género, eh, porque hacemos una especie de tutifruti ahí, pero cuando tocábamos la etapa de Sensibilidad, siempre en los trayectos o donde pudiéramos, escuchábamos mucho trap y hip hop, aunque nosotros no hiciéramos música así en ese momento…

Algo que me gustaría conocer de la banda es un poco de su historia y de dónde nace NIGHTTS: Yo los escuché con “Castillos”, y me parecían algo muy refrescante en cuanto al sonido y la propuesta que estaban trabajando… ahora sé que desde hace un año o más, ya buscaban alcanzar una estética como la de GUOLD, y recuerdo, incluso, que su evolución se ha visto también en sus cortes de pelo, tatuajes, ropa, etc… realmente, ¿cómo empieza NIGHTTS?, ¿Cómo llegan a esta fusión de hip hop, electrónica, trap que escuchamos hoy?

Carlos: Todo comenzó en el 2010, justamente en octubre. Yo soy baterista, no sé nada de notas ni nada de eso, y en un día normal, limpiando mi batería, me llega una solicitud de un tal Enrique Valladares, pero no tenía foto ni nada. Lo acepté, y me llegó un mensaje que decía que si quería hacer una banda… yo respondí que sí, que a ver qué pasaba. Enrique, de hecho, es guitarrista, y en un inicio queríamos hacer rock alternativo, queríamos hacer cosas muy brit, y eso nos gustó mucho un rato, aunque no tocábamos en realidad, solo ensayábamos y eso fue hace ya 10 años, super morros. Seguíamos conociendo música y luego quisimos hacer postrock y cosas así, como más experimentales, nos gustaba mucho This Will Destroy You, The Mars Volta, bandas de ese estilo, y tocábamos cada dos meses en shows super precarios donde ni teníamos canciones, solo improvisábamos, tocábamos cosas raras y pues la gente lo tomaba muy extraño, nos decían “wey, deberían tocar algo que se entienda”, y pues, en Veracruz, tuvimos la fama de ser los exóticos de las bandas de acá.

Nos gustaba tocar de todo porque supongo que estábamos aprendiendo y siendo conscientes de lo que queríamos hacer en algún punto. Hemos pasado por muchas facetas, pero siempre estaba la constante de hacerlo diferente. Al pasar de los años, Enrique hizo su vida, nos alejamos, yo no sabía si quería seguir con una banda pero sí sabía que quería hacer música, así que me compré una computadora y empecé a hacer bases, producía cosas y de nuevo me orillé a lo experimental y sonaba muy diferente a lo que se hacía acá en Veracruz, y luego, bueno, formé NIGHTTS, de hecho, en un inicio había arrancado con otra persona que luego terminó por irse, el problema es que teníamos ya un pequeño tour de unas ocho fechas, pero en ese entonces, sabía que Enrique había regresado a Veracruz, y le dije, “wey, tengo una banda, de verdad, ya más establecida, este fin de semana tenemos show en Puebla…”  el vato me dijo que le enseñara las rolas, se las mostré, y se quedó en mi casa toda la semana para ensayar.

Creo que en NIGHTTS siempre estamos en crecimiento, no nos quedamos con lo que escuchamos ahora nada más, sino que tomamos y aprendemos lo que nos gusta de eso y vamos evolucionando.



Algo importante de la banda, y que creo que tiene que ver con la esencia del proyecto, es lla geografía que comparten: Veracruz. Siento que genera una gran influencia en lo que hacen el hecho de vivir en un lugar con playa, además, hace muy rico el contenido del proyecto no solo musicalmente; la costa, el calor, el clima, la arena, las vivencias que solo se tienen en la playa. ¿Cómo esto permea en su trabajo? ¿Hay una ruta hacia la identidad de costa -quizás oscura y melancólica- del proyecto?

Enrique: Creo que sí va más por el sentido de la identidad, porque a nosotros siempre nos ha gustado la playa, y no es que nos metamos mucho en realidad, pero nos gusta la estética, lo que lo rodea… no estamos tirados en la arena, pero disfrutamos mucho todo lo que nos transmite, y más bien, abrazamos la identidad que nos da el ambiente, porque muchas personas son así de “ah, voy a hacer rock, y voy a pretender que estoy en Inglaterra” y se vale, sí, pero creo que lo que hace a un proyecto único, y lo que lo hace diferente, es ser coherente con quién eres y lo que haces. Todo eso nos influencia mucho, sobre todo en el contexto en el que vivimos, por ejemplo, algo tan sencillo como el hecho de que nos encante ver palmeras, es algo como que muy único -creo- porque siempre que salíamos a tocar pensábamos “wey, aquí no hay palmeras, se siente raro”, o simplemente pensar en llegar a casa de regreso y ver el mar nos hacía sentir bien. Al final es solo abrazar el lugar de donde somos

Carlos: Sí, y debo aclarar, además, que también somos unos ñoños enormes: jugamos videojuegos varias horas al día, más en cuarentena, o estamos viendo películas, animé… y todo eso nos mama, aunque tengamos un lado también que va por todo lo contrario, porque al menos antes de la pandemia, empezamos a salir a tocar y nos la pasábamos también fiesteando varios días por semana. También tenemos muchos amigos que disfrutan de hacer arte, que diseñan, tenemos muchas amigas modelos, gente que hace visuales, fotografía, etc… y siempre ha existido esa idea de hacer una estética o un estilo para NIGHTTS porque, finalmente, no podemos quedarnos atrás o sin hacer algo. Cuando nos ponemos a pensar en componer o crear nueva música, también pensamos en nuestros amigos, en personas cercanas, y pareciera que se hace algo “colectivo” aunque sea solo en la mente. Y Guold arrastra con todo eso ahora, con esa energía.

Y esto de los videojuegos es más que evidente, digo, se nota en la portada del disco, luego en las referencias de sus letras con personajes o títulos de videojuegos, y aquí converge algo increíble de la banda: parecería que el sonido -su hip hop, su trap, su electrónica- y sus letras, son totalmente contrarias a lo que alguien esperaría del género en un ambiente más tradicional. Cuando escucho a NIGHTTS me parece muy curioso cómo logran empatar rimas y letras ingeniosas con este universo más geek, y claro, la parte sonora… ¿Cómo construyen esta parte lirica?, ¿Cómo lo conforman en este disco de 14 tracks?

Carlos: Empezamos con las instrumentales y luego añadimos la letra, porque, de hecho, estas sesiones fueron de pensar en el qué colocábamos en varios de los temas. Hablando sobre las letras, casi todas las íbamos escribiendo media hora antes de grabarlas y luego nos encerrábamos para decir todo lo que tuviéramos que decir o cantar, nos alineábamos juntos y terminábamos cerrando la historia. Enrique, de hecho, hizo más esto de improvisar porque en varios tracks no tenía letras completas.

Enrique: Yo casi no llevaba nada de letra para grabar, o llevaba ideas dispersas, entonces soltábamos el beat en loop y yo iba también soltando construcciones más armadas.

Aun con esta cierta improvisación, ¿estaba planeado tocar el tema de los videojuegos de manera tan tangible? Al final, la portada es un cartucho de N64…

Enrique: No creo que haya sido intencional, porque no solemos planear tanto, hay justo mucha improvisación y solemos trabajar sobre eso y perfeccionarlo. Los videojuegos y esas cosas frikis se dieron porque en este álbum tuvimos más soltura y libertad para trabajar porque solo éramos nosotros en casa, grabando y encerrados. No había de qué esconderse porque estábamos de frente a lo que éramos nosotros mismos, salió muy natural.

Carlos: Para Sensibilidad trabajamos con una ilustradora de Costa Rica y tratábamos de dirigir lo que queríamos para el arte, pero para Guold fue más autogestivo porque no podíamos gastar en tantas cosas, entonces teníamos que diseñar nosotros. En ese momento, Bad Bunny recién había sacado un disco donde la portada es un disco literalmente, ese y un disco de un rapero japones que también usa ese mismo concepto, ambos los estábamos escuchando mucho y terminamos inspirándonos en hacer algo similar, pero en lugar de un disco, un cartucho de N64. Lo hicimos a nuestra manera, algo propio que nos representara, y la verdad es que no le dimos muchas vueltas, hicimos lo posible y nos gustó mucho. Para esta portada trabajamos con un fotógrafo del estado llamado Alberto Lara, con él incluimos las olas que tiene de fondo. Nosotros ya teníamos la espinita de que trabajáramos juntos, queríamos lograr ese capricho de colaborar, y bueno, lo hicimos. NIGHTTS se trata de cumplir nuestros caprichos también.

Saliéndonos un poco de la grabación, el factor portada me parece increíble, pero -y supongo lo han pensado- ¿De qué sería este juego si existiese?

Enrique: Yo creo que un Beat’em up, ¿no? Es de peleas, tipo Doble Dragón

Carlos: Sí, yo creo que sería algo así, rudo, pero a la vez te gusta que sea así. No sé si algo suavecito también podría entrar. Ya lo pensaremos más.


“Los videojuegos y esas cosas frikis se dieron porque en este álbum tuvimos más soltura y libertad para trabajar porque solo éramos nosotros en casa, grabando y encerrados. No había de qué esconderse porque estábamos de frente a lo que éramos nosotros mismos, salió muy natural.”


Y con esto de los videojuegos, ¿Usaron samples de alguno o de algún tema? Es una práctica común que, creo, también puede realzar un poco ese detalle tan especifico en una canción…

Carlos:  Es un buen punto porque Enrique y yo siempre hablamos de eso, porque a mí me encanta la cultura del trap y todo eso, pero no me gusta tanto el sampleo, siento que puedes exagerar al usarlo; cuando escucho una canción que me encanta y sé que casi todo es un sample siento una especie de desilusión, es raro. No hay ningún sample en Guold, todo es creado a partir de nosotros, con muchas voces de fondo, eso sí, y de ahí sacamos varios arreglos extras.

¿Y qué hay de la influencia japonesa en el disco? Hay muchas palabras, frases y referencias al universo japonés, desde sus primeros tracks…

Enrique: Pues es que es eso, somos frikis: con los videojuegos, películas, cultura, comida, animé… es lo que de alguna forma nos define, y nuestros gustos, afortunadamente son muy empatados, a veces así nos enseñamos muchas cosas de animé o videojuegos el uno al otro, y lo de la cultura japonesa, nos gusta mucho por igual, se nota en las caricaturas que vemos, desde los clásicos hasta las más recientes, aunque ya no vemos tantas como me gustaría, pero sé que si veo un animé que me gusta mucho, buscaré quizás la manera de hablar de ello en una canción aunque no tenga todo el sentido.

Carlos: Es algo muy presente porque a mí desde morro me gustaba el animé, y buscaba nuevos siempre, e igual con la música que nos gustaba ver o escuchar, siempre buscábamos qué nos podía funcionar sonoramente. Además, nos gusta estar actualizados.

Enrique: Igual nosotros hacemos nuestros flyers, y es un tapiz donde podemos hacer lo que queremos, ahí vomitamos lo que queremos expresar. Por ejemplo, hubo uno que creo era el ala de un Gundam. Solo si sabes de la serie lo hubieras cachado.

Carlos: Es que incluso hay cosas en las letras con referencias en japonés que no entendía en su momento y que Enrique mete poco a poco y ya luego me explica.

Viendo esta construcción de letras y conceptos ahora que Guold es un producto terminado y con ya un tiempo de maduración, supongo que ustedes, cada uno, tendrá una frase o momento predilecto del álbum…

Enrique: En mi caso no es una frase, es quizás una barra más completa, es la de “Volao”, cuando hablo de Guillermo del Toro, creo es mi favorita porque no tiene ni pegamento ni semántica esa madre, pero es una prosa que me gusta mucho, ese juego de palabras es mi favorito porque además me mama un chingo Guillermo del Toro.

Carlos: Si yo me pongo a explicar todos mis tatuajes creo que ahí están todas las referencias de las películas de del Toro, pero mi parte favorita, ahmm, tengo demasiadas… es que más que una línea son momentos, como dices, donde encontramos algo más que puede ser divertido o creativo, por ejemplo, hay una referencia a Highschool Musical y a Troy que es más una broma, o bien, cuando hablamos de Skyrim y como no nos importa la vida cuando jugamos videojuegos y se convierten en un escape.


“No sentía que tuviéramos las condiciones en contra, pero sí tuvimos que ser creativos con lo poco que teníamos para sacar tomas limpias porque, ya sabes, el vecino moviendo su sillón y el ruido de la gente alrededor en la calle. Básicamente trabajamos con la computadora, sin interfaz, directo…”


Volviendo al proceso de grabación y creación de Guold, y que entiendo, fue de mucha intensidad en casa, ¿qué tan pesado o peculiar fue realmente? Es decir, son 14 temas para el poco tiempo en el que parece completaron el trabajo, y que, al escucharlo, es un material que sí tiene coherencia en su concepto… ¿Cómo fue esta etapa tan única de grabar en una especie de gran campamento de dos personas y su música mientras la pandemia comenzaba a desarrollarse?

Enrique: Siempre que estamos juntos hablamos pura mierda jaja, puros memes, entonces creo que a veces es todo muy absurdo, y en las sesiones de grabación luego nos aventábamos seis horas seguidas de trabajo, y después era dejarlo descansar, ir a tomar bebida energética, comer ramen, cagarnos de risa, acostarnos y seguir riéndonos de la basura que soltábamos improvisando también y que claramente no se quedaba en las canciones… no era pesado, pero era compartir mucho juntos, había mucho juego de por medio y creo que eso lo hacía ligero.

Carlos: No fue nada pesado porque maniobrábamos con lo que teníamos. El primer día que vimos que ya estaba saliendo “Chula Plus”, fue como “wey, vamos a darnos, a darle rienda suelta a nuestra estupidez o lo que tengamos que decir”. Despertábamos a las 3 de la tarde, comenzábamos a trabajar, y a las 9 de la mañana estábamos acostados luego de trabajar todo el día y la noche, estábamos ansiosos por continuar maratónicamente. Fue bonita esa parte, lo que sí fue pesado, quizás fue la mezcla, pero eso fue después en el proceso: cuando Enrique se va a su casa, me entero de que mi padre lo hospitalizan por COVID, durante una semana, y estuve muy shockeado. Quería terminar las canciones y quería concentrarme en esto y acabarlo, aunque el mundo se estuviera sintiendo raro y triste. Fueron momentos oscuros en ese momento, incierto un tanto.

¿Técnicamente, cómo eran estas sesiones para NIGHTTS? Estar encerrados en casa, con pocas opciones al exterior y recursos limitados al ser independientes, supongo significaban un reto…

Carlos: Quien escuche el disco quizás diga, “ah, sí suenan más o menos bien”, pero la verdad es que no teniamos mucho material con relación a lo que suena en el resultado final.

Enrique: Si hubieras visto la condición en que grabamos dirías “oye, esto no debería sonar así de bien, ¿cómo no entra el ruido del esquitero?”. No sentía que tuviéramos las condiciones en contra, pero sí tuvimos que ser creativos con lo poco que teníamos para sacar tomas limpias porque, ya sabes, el vecino moviendo su sillón y el ruido de la gente alrededor en la calle. Básicamente trabajamos con la computadora, sin interfaz, directo…

Carlos: Yo me encontré en la casa un micrófono de condensador bastante chido que es de mi hermana y que usa para grabar covers de animé, me lo prestó y con eso grabamos en realidad todo.

Y creo que esto demuestra un gran contraste con el resultado final del disco, y de alguna manera, todo lo que vivieron lo hace muy genuino junto con todo el universo lirico y sonoro que suena en los 14 temas… ustedes, como creadores y sus propios jueces, ¿a qué se acerca NIGHTTS en cuanto a, justo, este sonido? Lo pregunto porque, al inicio, me comentaban que Guold era el disco que ya querían alcanzar, un estilo que ya venían buscando…

Carlos: Yo creo que a vatos bien tetos que conocen Playboi Carti y Asaph Rocky, Kinder Malo, y esas cosas… pero también, suena a ver el atardecer en la playa. Nos pasa mucho que la gente, cuando escucha esto, le recuerda a algún videojuego y es super chido, porque son obras en las que nos basamos al buscar nuestro sonido, nos hacen sentir bien porque la gente sí puede entender lo que queremos transmitir, y se siente que no nos esforzamos tanto en alcanzar algo.


“a nosotros siempre nos ha gustado la playa, y no es que nos metamos mucho en realidad, pero nos gusta la estética, lo que lo rodea… no estamos tirados en la arena, pero disfrutamos mucho todo lo que nos transmite, y más bien, abrazamos la identidad que nos da el ambiente “


Es como si fueran muy transparentes, lo que ustedes son es lo que suena…

Carlos: Sí, y siempre decimos que buscamos que suene a como nosotros nos expresamos, y espero que así sea; yo espero que cuando escuches nuestra música digas, “ah, así hablan, así se expresan, así son”… que nos conozcas más, creo que eso es algo que tratamos de hacer único y que percibimos en cada canción hacia fuera.

Y en esa transparencia, sé que hay muchos momentos que han disfrutado de este disco, pero, para ustedes ¿cuáles pueden ser esas tres canciones más representativas del álbum?

Enrique: “Gotika”, yo elijo “Gotika”.

Carlos: “Guold Princess” también me gusta bastante, y creo que “Mash”, con esa canción fue con la que más intentamos marcar ese gusto por el trap, y otra es “Chula Plus”, es de las que más le ha gustado a la gente. Esa de hecho comenzó como un juego, porque hice una base como si fuera Tainy y empecé a cantar como si fuera J Balvin.

Enrique: Sí, para mi termina siendo “Gotika”, “Mash” y “Chula Plus”.

Sin pandemia, ¿cuáles eran los planes para NIGHTTS? ¿A dónde apunta el proyecto ahora?

Carlos: La idea era sacar el video de “Gotika” y volver a tocar en algún momento… hemos dicho en forma de broma que saquemos otro disco de 14 canciones también. Incluso, experimentar un poco con el shoegaze y algo medio trap.

¿Y cómo es el formato de NIGHTTS en vivo? En este disco podría imaginar computadoras y secuenciadores…

Carlos: Es que el NIGHTTS de Sensibilidad era Enrique en guitarra eléctrica, yo en coros, el controlador y la compu, y a veces percusión… pero para esta etapa, sería solo controlador y computadora, los dos cantando como si fuera un show de rap tipo batalla, eso habíamos imaginado.



Sería como la batalla entre DJ Romance Animé VS Soundtrack de FIFA, ¿cuál es el origen de estos dos alias?

Enrique: Yo no era Soundtrackdefifa, yo era Kodamadark, pero la gente y en los blogs lo escribían mal, entonces pues, dije, sabes qué, ¿qué tal suena un rapero que se llame soundtrackdefifa? Y pues me sonó perrísimo, y pues tal cual, quedó así, suena muy cagado, como rapero argentino bien frito.

Carlos: En mi caso, cuando comenzó la pandemia estaba haciendo mixtapes y los subía para que gente cercana los escuchara, algo muy alejado de NIGHTTS, más experimental, y pues no tenía nombre, entonces, en algún momento un amigo de Instagram compartió una foto de un animé que decía “Romance Animé, y pensé en que sería un gran nombre, le mandé mensaje para poder usarlo, y pues se quedó. Siento que suena sensible, pero a la vez estúpido. Es como un rapero gitano ninja japonés. No tiene sentido.

Y a todo esto, ¿cuál es su soundtrack favorito de FIFA?

Carlos: El mío fue creo que 2011 o 2013, es que siempre tienen buenas cosas, pero en uno de esos hay una canción de Kimbra que me gusta mucho, de hecho, compré el juego para escuchar esa canción ahí jaja.

Enrique: El del 2015. Es que, luego, hasta parece un género muy aparte, como “Música de FIFA”.

¿Consideran que han hecho alguna canción que pudiera sonar en un soundtrack de FIFA?

Carlos: Yo pondría a “Chula Plus”, tiene potencial para estar en un juego.


Guold de NIGHTTS es el disco debut de la dupla de Veracruz conformada por Carlos y Enrique [Dj Romance Animé y Soundtrack de Fifa, respectivamente] material insignia luego del lanzamiento del EP, Sensibilidad, ambas producciones estrenadas durante 2020.