[Reseña] Tame Impala – ‘Currents’


Por El Muffin | @muffinzuelo

Kevin Parker es sin duda, uno de los músicos que definirán los sonidos de este siglo. Pudiera pensarse que esa afirmación es demasiado condescendiente –y muy arriesgada–, pero cualquiera que se haya tomado el tiempo de escuchar su música sabrá de lo que hablo. Pudiéramos decir también que es demasiado prolífico y dedicado para sacar un mal disco, sin embargo, sí es capaz de perderse en sus obsesiones y lo demuestra en ‘Currents’. El más reciente disco de la agrupación australiana está lejos de ser un mal trabajo, aunque bien se desmarca de manera radical del sonido que nos enamoró a varios en los primeros lanzamientos de la banda.

Podrán decirme que “el que avisa no es traidor”, ya que en entrevistas previas se adelantaba que este material sería más electrónico que los anteriores, más no deja de sorprender el protagonismo que tomaron los sintetizadores en esta placa; “Let It Happen” es el track encargado de inaugurar todo eso, y tal cual, es una pieza en la que sobresalen los sintes pero predominan las estructuras rítmicas a las que nos tenían acostumbrados. Es una pieza que se antoja para disfrutar con audífonos.

En “The Moment” es donde podríamos notar que “Tame Impala ya no suena a Tame Impala”. La psicodelia se hace presente, sin embargo, el rock empieza a extrañarse y algunos de los fans más puritanos pudieran extrañar las guitarras de Kevin y Dominic. A pesar de esto, también es el track que nos declara en qué dirección va el disco.

En otro de los sencillos, “Eventually”, los sintetizadores nos conducían de una manera tan sutil que sólo quedaba dejarse llevar; las capas de sonido estaban destinadas a cobijar la voz y nos invitaban a perdernos en ellas. Por otro lado, The Less I Know The Better” es la canción obligada para aquellos que sientan nostalgia por el sonido setentero de la banda; desde que la línea de bajo comienza a sonar, el crush es instantáneo.

En Disciples” logran una sinergia perfecta entre la línea rítmica y el uso de los sintetizadores; es aquí donde quizá no echamos de menos las guitarras, y de no ser por su corta duración, hasta podría convertirse en single.

La despedida del álbum recae en New Person, Same Old Mistakes”; para algunos quizá una canción un tanto predecible y repetitiva, pero resulta en un buen resumen del sonido que pretende adoptar la agrupación. Es tal vez, el tema estandarte de esta nueva faceta y de este más reciente trabajo de estudio.

Existen bandas que saltan al reflector por ciertas características en particular, y sin dudarlo, Tame Impala es una de ellas: nos enamoró con su rock psicodélico y sus riffs de guitarra, y aunque existimos quienes extrañamos mucho lo segundo, sería grosero no notar la evolución de la banda. Kevin Parker, en ti confiamos, pero recuerda que las guitarras y los sintetizadores pueden llevarse bastante bien de vez en cuando, y quizás, luego puedan regresar con más protagonismo.