Párpados‘, el nuevo disco de Ramona, además de ser un amasado increíble de nueva psicodelia con una combustión pop que le complementa, es una declaración y una primera gran consolidación del conjunto nacido en Tijuana hace ya algunos años. Luego de ‘La Segunda Luz del Día‘ -su material debut e inyectado de un ADN de balada y pop meloso- y de ‘Ceres‘, lanzado apenas el año pasado, el ahora quinteto ha estrenado una robusta grabación de 8 temas extremadamente hondos, ornamentados sin reservas y con un acercamiento al género psicodelico que se siente fino y con un notorio dominio sobre las instrumentaciones bajo las que se construye.

Ocho temas de escapismo musical: la más reciente obra de Ramona se conduce entre guitarras distorsionadas con cambios de ritmo que noquean la consciencia y experimentan con cientos de vibraciones efectuadas por teclados, sintetizadores, pedales y más ilusiones auditivas que se convierten, con grandeza, en un rompecabezas en el que cada play se encuentra una nueva pieza en todo el armado. Hablamos con Jesús Guerrero, voz de la banda, sobre toda esta transformación: la nueva psicodelia, el crecimiento personal y musical del grupo, su nutrición sonora en la producción de este disco, y más detalles sobre la actual etapa sobre la que se encuentran creando en la antesala de la presentación oficial de ‘Párpados‘:

Además de ser el nombre del disco, ‘Parpados‘ es también el track con el que abren este nuevo material: una canción imponente de 7 minutos con muchísimos elementos, ¿cuál es el proceso de haber hecho esta canción? Se percibe compleja, cambiante y muy laboriosa a primera escucha, pero cuéntame de este tema…

Escogimos que fuera el primer sencillo porque aparte de ser el título del disco, esa canción como que parte a un nuevo sonido de Ramona, y ya veníamos haciendo canciones un poco psicodélicas como “Colores”, “Mateo”, y otras, pero no tanto como en este nuevo álbum, esta fue la primera vez que dimos con ese gran sonido, y la canción en particular trata de la imaginación; yo estaba pensando que enfrente de mi departamento, en la azotea del edificio, iba bajando un extraterrestre y yo lo estaba viendo y se comunicaba conmigo para que yo le enseñara este mundo. El sonido se influencía mucho del rock argentino y los sintes de toda esa música ambiental, y pues sí es nuestra favorita del disco, ya que durara 7 minutos no es algo que nosotros escogimos, realmente la compusimos y así terminó, quedamos muy contentos.

Además de que jamás suena pesada…

Sí, lo que pasa es que, nunca es bueno decir, “hey, voy a hacer una canción de 10 minutos”, o de dos, o de los que sean, porque no es como que queramos hacer canciones largas o cortas, a nosotros nos fluye, no lo pensamos mucho…

Algo que se nota desde el primer momento es que han encontrado ya un sonido super bien consolidado; ya no suenan para nada a su primer material, es como escuchar dos bandas diferentes, una apegada al pop y otra madurísima en todo sentido instrumental y psicodelica, ¿alguna vez pensaron en que sonarían así?

No realmente, nunca hemos tenido mucha visión en ese sentido, sí tenemos ambición sobre muchas cosas, pero en esto del sonido, creo que la forma en que fluyen las cosas se dan, o sea, yo no sé cómo vamos a sonar después de este disco, realmente escuchamos mucha música y tratamos de hacer cosas que nos hagan sentir, más allá de pensarlas mucho, se trata de tenerlo dentro.

Foto: Isa Camarillo

Y creo que, finalmente, en este momento les ha sentado increíblemente bien este sonido psicodélico…

Creo que hicimos un buen álbum, nos gusta mucho, pero también no creo que nos quedemos ahí, no creo que nos encasillemos en el rock psicodélico, seguiremos tratando de explorar cosas nuevas para nosotros, y aparte, siempre hemos pensado que la banda tiene su esencia, ya sea que toquemos reggaetón o una canción diferente, seguirá sonando a Ramona, y ese es el mayor reto.

Otro detalle notorio es el uso de la voz, se ha hecho más aguda, aun cercana al sonido de las baladas que solían hacer, pero también más reforzada en gritos, falsettos, y en general se siente más libertad en ello, ¿cómo te fue en este proceso de trabajar tu voz?

No sé si ha mejorado o no jaja, pero nunca paro de cantar, de algo ha de servir. También es que crecí, cuando grabamos nuestro primer álbum en 2012 yo tenía 15 años, ya pasó un buen rato, creo me ha cambiado la voz y al final eso ayuda a que también el cambio sea más notorio. 

Ceres’ salió recién el año pasado, un disco con más tracks, producido de manera diferente a ‘Párpados’, pero, ¿desde cuando tenían ya este nuevo disco trabajando? Es decir, 2 álbumes en años consecutivos no es fácil, mucho menos siendo una banda independiente…

Creo que difícil no ha sido, cuando compusimos ‘Párpados’, por ejemplo, estábamos a punto de terminar ‘Ceres’, entonces estábamos también ya cambiando de manera de ser, incluso personalmente, tal vez ya no sentíamos que eso era lo nuestro y trabajamos en algo nuevo, pero no, no ha sido difícil, creo que es mas difícil el hecho de tocar y presentar un show muy bueno, que es lo que estamos trabajando más, y que la banda tenga una buena proyección, es lo que estamos haciendo ahora, y que sí cuesta un poco de paciencia… pero sobre la música, siempre estamos creando, siempre grabamos, hacemos cosas nuevas y buscamos qué modificar o mejorar. 

Foto: Isa Camarillo
Foto: Isa Camarillo

Además, pese a tener menos tracks, ‘Párpados‘ se siente mucho más denso, como si los tracks tuvieran cientos de capas y pistas a diferencia de ‘Ceres’, que era un álbum más directo, ¿cómo no perderse en el camino de hacer estos tracks entre un mundo de posibilidades y poder decir: “Esta canción ya quedó”?

Este disco lo grabamos en un mes en realidad: grabamos mucho en casa primero, luego nos fuimos a Guanajuato a un estudio que se llama Testa, grabamos también acá en la Ciudad de México con Seiji y Kenji de Sierra León, pero siempre tratamos de no tardar más de mes y medio en estos procesos, porque luego creo que se vuelve algo raro, digo, si fuera por nosotros nunca sacaríamos algo porque siempre regresas a pensar en detalles o cambios; tiene mucho qué ver también lo monetario, porque puedes tardarte 3 años haciendo un álbum pero también necesitas tocar y presentar cosas nuevas. Al final un poco de presión es buena para sacar cosas, además creo que a las canciones no hay que darles tanta vuelta, es lo que es, y no necesitamos disfrazar tanto. Otra cosa importante de este disco es que siempre tratamos de que las canciones hablaran de salirte de la burbuja de la Ciudad de México, tratamos de que fueran muchas imágenes en él, creo que este es un disco como para volar, distraerte, caminar y escapar… una distracción.

Ahora que lo mencionas, las letras llegan a ser mas cortas que en los discos pasados…

Por ejemplo, hay una canción que se llama “Es Difícil Volar” que trata de eso que te digo justamente, sobre que es difícil moverse en la ciudad y uno quiere salirse de todo lo que está pasando, y no sé, parece que este disco está más enmarcado por frases que por un mensaje completo.

Noto también una madurez grande en cómo usaron sus instrumentos, hasta en “Gaia“, el interludio, se nota que explotaron todos los recursos a su favor, o “Esmeralda”, un tipo de psicodelia mucho mas oscura y frenética, ¿qué estuvieron aprendiendo?, ¿De dónde se nutrían musicalmente para llegar a este resultado?

Son muchas, muchas cosas, yo creo que principalmente porque escuchamos mucha música, pero por ejemplo, “Gaia” es una canción muy de progre setentero con sintes y así, y Portishead es una banda que me influenció mucho para este álbum, quizás no se nota tanto pero no sé, su música me causa algo que no sé como explicar, es una bandota, me influenció bastante; Air es otra banda que se nota en el disco también; “Ojo Del Bosque” es otra que se influenció de música psicodélica, esa fue la clave. 

Foto: Isa Camarillo
Foto: Isa Camarillo

‘Párpados’ es un disco de psicodelia, totalmente, pero suena a un nuevo tipo de psicodelia, es decir, claro que hay influencias, que hay raíces, pero también es válido decir que hay una nueva modalidad del género así como en otros como el pop, el hip hop o el RnB… ¿sí hay esa nueva super psicodelia actualmente?, ¿Ramona pensó conscientemente en estar haciendo este tipo de música?

Pues, yo creo que sí, por ejemplo a mi me gusta una banda que se llama Bandalos Chinos, son de Argentina, y creo que lo han hecho, crear una psicodelia muy fina, siento que suena nuevo, y es muy pop; también hay otras dos bandas en Tijuana, Jardín y Entre Desiertos, y creo que ellos lo logran también, que suene nuevo. En cuestión internacional, ¿quien sería? King Gizzard tal vez, Toro y Moi… Tame Impala son los reyes de esta renovación del género. 

¿Y cómo se ve la música o la escena de Tijuana a varios kilómetros de distancia actualmente?

Queremos crear muchas cosas en Tijuana, queremos hacer como varios momentos, que la gente local escuche cosas nuevas, estamos planeando un festival de hecho… creo que la ciudad esta floreciendo mucho, hay mucho público nuevo, público menor, caras nuevas, y al final los más jóvenes hacen una nueva cultura.

Foto: Isa Camarillo
Foto: Isa Camarillo

¿Y su propia música, cómo se ve hoy a distancia de los años de los discos pasados? Mucho de lo que reside en la música psicodélica -o la base quizás- es finalmente transformar la realidad, ¿Cuál ha sido esa más grande transformación en la carrera de Ramona?

Yo creo que el ultimo álbum, sí se nota que crecimos, y no nos da miedo experimentar, aquí se nota, desde chicos hasta ahorita sentimos lo mismo al grabar cosas nuevas. Hemos madurado, pero todo siempre lo hacemos con mucho amor también.

Por último, si pudieran describir este disco en un GIF, ¿cómo sería?

Yo creo que sería… hmm..  hay un GIF que me gusta mucho, que es como un mago fumando una pipa jaja y se va volando de la nada… pero creo que es algo así: el disco es como un automóvil que va hacia lo desconocido, ese escapismo que te haga imaginar y solo llevarte a lugares que no existen.