La discopermanencia voluntaria: Escucha ‘Milenial’, el nuevo y camaleónico álbum de Sentidos Apuestos

La dupla regia comparte una grabación poderosa con interludios y piezas de audición detallada a la synthwave, hasta la locura pop electrónica con alma de discoteca

Algo está muy claro en los doce tracks que componen el más reciente lanzamiento de Sentidos Apuestos: nada es igual… nunca. Es el golpazo más ecléctico, fresco y camaleónico que hemos escuchado en los últimos meses. El proyecto regiomontano ha entregado un álbum cargadísimo de una gran dosis de cultura pop mexicana que se construye poco a poco entre bases de sintetizador y un frenesí electrónico de finales de los noventas e inicios dosmileros. Es Sentidos Apuestos, y como eso, no hay nada tan particular, y éste, un material labrado con un gran poder narrativo, sea con letra, intromisiones auditivas o hilos instrumentales precisos.

Con un comienzo robusto de una voz en ralentí y de grueso tono, la dupla abre la placa con un armado lírico monumental y que relata todo lo que un nacido en los noventas hubiese vivido: tardes de Power Rangers y televisión continua con Nintendomanía, tomar en pepsilindro, echar el hadouken en las maquinitas, la obsesiva compulsión de coleccionar cualquier estampita de moda, rentar en videocentro y tenerle miedo al Chupacabras. En resumen, parte de la pirámide nutricional de un millennial.

Y así, menos una N y una L, Milenial es la apuesta de la dupla para este año.

En los tracks restantes, los tumultos sonoros van desde interludios y piezas de audición detallada que se inmiscuyen en terrenos del synthwave, hasta la locura pop electrónica con alma de discoteca, pasando también por melodías con garra lo-fi y acaramelados teclados como en la adhesiva “Niño Menso“, hasta uno de los momentos más interesantes de la grabación: la balada y acto final que rinde un tributo muy especial al europop que invadió a México en los ochentas y que, sin duda, es una muralla de romance, erotismo y espiritualidad emocional única y profunda.

Escucha a continuación Milenial y sumérgete en la discopermanencia voluntaria de Sentidos Apuestos:

No Comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *